≡ Menu




El Kamut: origen, propiedades, beneficios y todo lo que debes saber

Un cereal que podemos indicar que tiene mucha semejanza con la Quinoa, El Kamut contiene todos esos nutrientes que el trigo te proporciona y te alimenta

El Kamut

Origen El Kamut

El trigo khorasan es un grano legendario que viene del antiguo Egipto. Según cuenta la leyenda, al piloto estadounidense Earl Dedman un amigo le había regalado unas semillas que había tomado de una tumba en Egipto. Todavía no se ha comprobado esta historia pero la realidad es que Earl envió 36 granos a su padre en Estados Unidos en 1949. El hombre, un agricultor de Montana, empezó a cultivarlos, pero «el trigo gigante» no atrajo a los grandes compradores hasta 1986.

Hoy este grano orgánico es conocido como Kamut, la marca norteamericana que lo registró. A diferencia de la soja, el maíz o el trigo clásico, es una semilla que no se ha modificado genéticamente, y por eso es tan nutritiva y sana. (ver articulo: La Mora)

¡Descubrí más sobre las semillas de trigo khorasan antes de incorporarlas a tu dieta!

¿Cómo reconocer el Kamut?

todo sobre el kamut el grano que deberias incorporar a tu dieta 4

El color dorado brillante diferencia al trigo khorasan del que todos conocemos. Además, es casi 3 veces más grande que la semilla tradicional y tiene una especie de joroba. En Turquía, los agricultores le decían “diente de camello” o “trigo del profeta” porque una leyenda antigua cuenta que Noé las llevó en el arca.

El sabor es algo dulce y la consistencia es firme ya que pertenece al grupo de los trigos duros. Por esta razón, tiene más prolaminas alergénicas y está prohibido para las personas celíacas que padecen intolerancia, sensibilidad o alergia al gluten.

En primer lugar, el Kamut es orgánico por lo que está libre de agrotóxicos. Pero lo mejor del trigo khorasan es que 3 porciones diarias pueden brindar el total de selenio que el cuerpo necesita. Además de contener este mineral con propiedades antioxidantes, es una gran fuente de carbohidratos.

¡Y eso no es todo! También incluye zinc, potasio, hierro, fósforo y magnesio, y más proteínas, aminoácidos y vitaminas que las semillas modernas. (ver articulo: Naranja Roja)

Es importante tener en cuenta que es un alimento saludable pero no dietético ya que 100 gramos equivalen a 334 calorías, al igual que la quinoa.

¿Cómo se usa?

Como es un trigo, se puede usar para cocinar pan, pastas, pizza, tortas, tartas dulces y galletas. Algunos lo comen en ensalada, sopa, barritas de semillas mixtas o en su versión inflada, como el arroz. Se consigue en dietéticas y se puede comprar por peso.

Ya conocés los beneficios del trigo khorasan, ¿qué estás esperando para incorporar el Kamut a tu dieta diaria? ¡Animate!

Propiedades

Este cereal es muy versátil y nutritivo, aunque el Kamut no es apto para celíacos, ya que se trata de un grano muy energético que aporta hidratos de carbono complejos y proteínas, además, es muy rico en nutrientes, como vitaminas y minerales, más que el trigo común. Se le puede considerar un superalimento debido a su alto valor nutricional y propiedades. (ver articulo: Mantequilla)

Este cereal posee un sabor dulce, suave y ligeramente mantecoso. A pesar de ser un grano poco conocido, promueve un sistema digestivo saludable y un movimiento intestinal regular, además de que ayuda a controlar el peso y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. En la actualidad no solo se comercializa pan de kamut en las tiendas alimentación natural o biológica, sino que también se pueden encontrar galletas, snacks, comida preparada, bizcochos y repostería tradicional hecha con la harina de este.

Si es consumido crudo aporta ácidos grasos Omega-6, beneficiosos para promover el crecimiento del cabello y la piel, mantiene la salud ósea y ayuda con el metabolismo energético. Cuando se consume cocido aporta Omega-3, este ayuda a reducir el riesgo de padecer del colesterol, también aporta Omega-9, previniendo ciertos tipos de cáncer. ¡Sustituye platos de pasta por pasta de kamut para mejorar la salud!

Vitaminas

El Kamut te proporciona fibra, un tipo de hidratos de carbono y proteínas, un macronutriente esencial. Las proteínas desempeñan un papel central en mantener fuertes los tejidos, y también ayuda a transportar oxígeno y a la función inmunológica, mientras que la fibra ayuda a disminuir el colesterol, combatir la diabetes tipo 2 y mantener la salud digestiva.

Cada porción de 1 taza de Kamut cocido contiene 10 gramos de proteína, o 17% de las necesidades de proteínas para una persona de 150 libras (68 kg) en promedio, de acuerdo con la guía de ingesta publicada por Iowa State University Extensión. Una taza de Kamut cocido también te proporciona 7.4 gramos de fibra dietética, que es el 28% de la ingesta diaria recomendada para mujeres y 19% de la ingesta recomendada para hombres, según lo establecido por el Institute of Medicine. (ver articulo: Leche de Soya)

Consumir Kamut es una excelente fuente de minerales como esenciales selenio y manganeso. Cada porción contiene toda la ingesta diaria recomendada de manganeso para las mujeres y el 78% para los hombres, según lo establecido por el Institute of Medicine. El Kamut también contiene 55 microgramos de selenio por porción; el requerimiento total de selenio al día. Ambos minerales funcionan como antioxidantes, lo que significa que te protegen de las mutaciones genéticas y daños en la membrana celular causado por los radicales libres.

También apoyan el equilibrio hormonal de tu cuerpo, el manganeso ayuda a sintetizar las hormonas sexuales, mientras que el selenio apoya la producción de hormonas tiroideas.

El Kamut también beneficia tu salud, al aportar buenas cantidades de magnesio y zinc. Cada porción contiene 83 miligramos de magnesio, 20% de la ingesta diaria recomendada para hombres y 26% para mujeres, según lo establecido por el Institute of Medicine, así como el 40% y el 29% de la ingesta diaria recomendada de zinc para mujeres y hombres. Una dieta rica en zinc beneficia a tu sistema inmunológico y promueve la función saludable de la tiroides, mientras que el magnesio fortalece el tejido óseo y activa las enzimas de las células necesitan para funcionar.

Cuece el Kamut hasta que esté tierno, y úsalo como base para ensaladas. Su sabor ligeramente a nuez combina con nueces tostadas, albaricoques secos, rodajas de naranja y vinagreta de arándano, o con una mezcla de pimientos rojos asados, col rizada, cebolla verde y aderezo de tahini de limón. Alternativamente, coloca los granos de Kamut crudos en la licuadora o procesador de alimentos, y úsalos para hacer cremas de avena saludable. Agrega más valor nutritivo, al poner a tu platillo arándanos y yogur griego o con arándanos frescos y fresas rebanadas.

El Kamut es un trigo duro originario de Egipto y uno de los primeros trigos que existen (junto con la espelta). El kamut contiene gluten, por lo que no está recomendado para celiacos y personas que quieran evitarlo.

Por otro lado, dadas las propiedades del kamut éste es un cereal fácilmente digerible, por lo que podemos sustituir las harinas de trigo común por este tipo de trigo para lograr una dieta más saludable. Su tamaño es mayor que el del trigo convencional y su sabor dulce hace que sea polivalente a la hora de prepararlo de diferentes formas en la cocina, incluyendo los germinados.

Por cierto, las pastas, bizcochos, panes, etc. elaborados con su harina o cualquier otro plato elaborado con el grano entero son más saciantes

Algunos componentes

Vitaminas del grupo B: que participan en el correcto funcionamiento del sistema nervioso, sistema circulatorio, en la piel, reducen la aparición de defectos durante el embarazo y ayudan al sistema inmunitario.

– Vitamina E: es un antioxidante que nos protege ante los radicales libres y retrasa el envejecimiento. Además participa en la formación de glóbulos rojos y a que la sangre no se coagule.

– Selenio: es otro potente antioxidante y previene daños cardiovasculares, previene la aparición de cáncer, diabetes, artritis, hipotiroidismo, infertilidad o cataratas.

– Calcio: cumple muchas funciones en nuestro organismo, como la de ayudar a que los músculos se relajen, participa en ciertas funciones del sistema nervioso, combate la osteoporosis, favorece la coagulación de la sangre, estimula la secreción de hormonas y participa en la absorción de la Vitamina B12.

– Potasio: tiene importantes funciones en los sistemas muscula y nervioso, forma parte de los huesos, metaboliza hidratos de carbono, interviene en la producción de proteínas, regula la cantidad de líquidos en el organismo, evita la hipotensión arterial (tensión baja) y colabora en el buen funcionamiento del corazón,

– Hierro: transporta el oxígeno, participa en la producción de hemoglobina, mejora nuestro sistema inmunitario, evita la fatiga y la anemia ferropénica.

– Proteínas: participan en prácticamente todos los procesos que ocurren en nuestro organismo, se encuentran en hormonas, enzimas, forman parte del sistema inmunológico, etc.

– Grasas: su contenido en grasas es mayor que en el trigo convencional y son, mayormente, Omega 6

– Magnesio: nos ayuda a mantener dientes, huesos y un corazón sanos, interviene en el correcto funcionamiento de los nervios y los músculos, participa en la formación de proteínas y en la liberación de la glucosa.

– Fósforo: activa a las enzimas, disminuye la pérdida de masa ósea, previniendo la osteoporosis, previene las caries, colabora al buen funcinamiento de los riñones y del corazón.

– Zinc: es muy importante para nuestro sistema inmunitario, para el crecimiento, la fertilidad y la cicatrización de heridas.

– Hidratos de carbono complejos: son una buena fuente para personas con altos requerimientos de energía y para niños

Hace apenas tres años la quinoa era un superalimento prácticamente desconocido para la mayoría de los mortales. Solo unos pocos sabían lo que eran y alababan sus infinitas bondades y de esa minoría tan solo algunos la incluían en su dieta de forma regular. Pero el hecho de que el resto de la humanidad empezara a descubrir sus propiedades hizo que se convirtiera en fenómeno (sí, su producción y su precio subieron como la espuma); en protagonista de cualquier tema de nutrición y en ingrediente estrella de lo cocina healthy.

Pues bien, aunque ninguna de sus propiedades nutricionales han cambiado, sí está empezando a cambiar el fenómeno que se generó en torno a ella. El culpable es el kamut (y el furor que están empezado a experimentar por él muchos de los que adoraron la quinoa en su momento). Porque aunque esta variedad de trigo es la más antigua, es ahora cuando está empezando a vivir su particular momento de gloria.

Por todas sus propiedades nutricionales, porque es otra alternativa para comer sano y diferente y porque las reinas de la gastronomía healthy en Instagram lo incluyen sin parar en sus recetas. Y claro, ya se sabe que todo eso influye de manera directa en el nivel de popularidad de cualquier alimento.

Sea como fuere, la realidad es que el kamut es un alimento súper completo con vocación de convertirse en rey de los superalimentos. Y no lo decimos nosotros, sino los expertos en nutrición con los que hemos hablado para analizar todas y cada una de sus bondades.

¿Es cierto que el kamut es un alimento antiaging?

Sí. ¿El motivo? Es muy antioxidante por su gran contenido en selenio, zinc y vitamina E. “Nos protege del envejecimiento y, además, previene la oxidación del colesterol ya que es el colesterol oxidado el que daña las arterias”, nos explica María Ángeles Herráiz Sanz, nutricionista de GO fit. Además, varios estudios han confirmado que reduce el estado inflamatorio y la producción de radicales libres.

¿Por qué se dice que es un alimento energético?

Porque tiene un porcentaje mayor de lípidos en comparación con otras variedades de trigo, pero hablamos de las grasas sanas, las poliinsaturadas. “Es rico en Omega 6 y esto hace que sea un alimento enérgetico por lo que se recomienda su consumo en personas que necesiten más energía como deportistas, niños…”. A lo que Patricia Molina del Hoyo, nutricionista también de GO fit, añade que su mayor aporte energético es debido, sobre todo, a su alto contenido en hidratos de carbono.

¿Qué sea más energético implica que sea un alimento calórico?

No es alimento muy calórico, pero es un poco más calórico que el trigo normal aunque, tal y como apunta Sanz, “la diferencia es mínima. Unos 100 gramos de trigo kamut tienen aproximadamente unas 360 kcal, mientras que el trigo normal unas 350”. Y en esta diferencia mínima de calorías, tenemos que tener  en cuenta otro valor añadido: que el kamut tiene mayor cantidad de proteínas y grasas poliinsaturadas que el trigo normal.

Es bueno para la piel (y las uñas)

Su alto contenido en vitaminas del grupo B hace que sea un alimento bueno para el sistema nervioso, para la piel y para las uñas.

Ayuda a reducir los niveles de colesterol y de azúcar en sangre

Su consumo está relacionado con una reducción de los factores de riesgo cardiovascular. Lo confirma un estudio reciente publicado en European Journal of Clinical Nutrition que analizó cómo personas que fueron alimentadas con trigo kamut registraron una reducción del colesterol en sangre de un 4% y un 8% si hablamos del colesterol LDL (el malo). “Por todo ello es recomendado para personas diabéticas, con displemia e hipertensión”, especifica Sanz.

Súper saciante

Su alto contenido en fibra hace que, tomado en grano entero, sea un alimento súper saciante. Además, tiene otras cuantas virtudes nutricionales como su alto contenido en calcio, potasio, magnesio, fósforo, zinc y hierro. Y una presencia muy especial; la de la lisina, un aminoácido esencial que no contiene casi ningún otro cereal y que es fundamental para la construcción de las proteínas musculares y la producción de hormonas.

Puede ser una alternativa más sana a la pasta tradicional

Aunque la versión más integra del kamut es el grano (al estar menos procesado y conservar el germen intacto contiene muchos más nutrientes) las versiones de pasta de kamut son una excelente alternativa a la pasta refinada tradicional. ¿Los motivos? “Nos hace engordar menos y contiene mayor cantidad de proteínas y nutrientes”, explica María Ángeles Herráiz Sanz.

¿Cómo incorporarlo a nuestra dieta?

Otra de las grandes ventajas que presenta este grano es su versatilidad a la hora de incluirlo en nuestra alimentación ya que, tal y como nos recuerda Patricia Molina del Hoyo, gracias a su sabor dulce puede usarse mucho para hacer repostería más sana, galletas, tortitas, pan, rebozados… Además del grano entero, también se pueden encontrar versiones en forma de bebida de kamut y pasta.

Un inconveniente: no pueden tomarlo los celiacos

El kamut contiene gluten y, al no existier versiones gluten free, hace que sea un alimento incompatible para celiacos.

¿Por que se dice que es la nueva quinoa?

Aunque tal y como recalca María Ángeles Sanz, la quinoa es un pseudocereal y el kamut es una variedad de trigo, ambos tienen una composición nutricional muy parecida. «Ambos tienen gran cantidad de proteína, de grasas poliinstauradas, fibra, minerales como el selenio, zinc, potasio, vitamina E y vitaminas del grupo B. La gran diferencia es que la quinoa se considera libre de gluten, por lo tanto sí puede ser consumida por celiacos». A lo que Patricia añade otra puntuación: la quinoa tiene un alto contenido en proteínas y aminoácidos y el kamut más hidratos de carbono y menos grasa. Dicho esto, ¿por qué elegir? Y si hacemos a ambos, kamut y quinoa, habituales de nuestra dieta?

Aprende a cocinarlo con estas dos recetas

La versatilidad de este trigo permite innovar (y mucho) a la hora de utilizar el kamut. El equipo de GO fit ha compartido con nosotros dos recetas interesantes para iniciarse en el fenómeno.

Pastel de kamut y naranja

Ingredientes: 60 gr harina de kamut; 120 gr harina de espelta; 150 g azúcar mascabado (azúcar de caña integral, no refinado); 180 gr mantequilla a temperatura ambiente; tres cuartos de una cucharadita de levadura en polvo; un cuarto de una cucharadita de sal; 3 cucharadas de leche de vaca, avena o soja, 3 huevos y una ralladura de naranja.

Preparación: precalienta el horno a 175 grados y engrasa un molde con un poco de mantequilla o aceite. Mezcla los dos tipos de harina, la levadura, la sal y la ralladura de naranja. En un recipiente bate los huevos y después añade la leche batiéndolo bien. Mezcla la mantequilla con los ingredientes secos. Vierte la mitad de la mezcla de huevo sobre las harinas y mezcla unos 20 segundos. Después añade la mitad restante y bate otros 20 segundos hasta obtener una masa suave. Vierte la mezcla en el molde engrasado y hornea entre 65 y 75 minutos. Para comprobar si está cocido, pincha con un palillo. Deja enfriar durante 10 minutos antes de darle la vuelta al molde, y ayúdate con un cuchillo antes de hacer la inversión del pastel.

Ensalada agridulce de kamut, arándanos y queso feta

Ingredientes: una taza de kamut; 4 tazas de agua; 3 cucharadas de melaza de granada o jarabe de granada; una cucharada de miel o sirope de ágave; 4 cucharadas de aceite de oliva; media taza de pepino cortado en cubitos; una taza de arándanos secos (o cerezas secas); media taza de queso feta, sal y pimienta.

Preparación: hierve el kamut (tardará aproximadamente 45 minutos ya que al ser un alimento no refinado tarda más en la cocción). Mezcla la melaza de granada, el ágave y el aceite de oliva en un frasco pequeño con tapa hermética. Añade sal y pimienta al gusto. Agita el frasco para emulsionar el aderezo y deja reposar. Cuando el kamut esté listo (qe será duro no blando), escúrrelo y añádelo a un recipiente con la mezcla del pepino, los arándanos y la salsa. Mezcla bien los ingredientes. En el último momento antes de servir, añade el queso y mezcla suavemente.

Bob Quinn es el presidente y fundador de Kamut International y Kamut Enterprises of Europe. El proyecto KAMUT® cobra vida a finales de los años 80 después de que durante algunos años la familia Quinn, habían experimentado el cultivo de una cierta cantidad de semillas de trigo khorasan descubriendo su carácter extraordinario en comparación con otros tipos de trigo moderno.

Bob Quinn vio por primera vez este tipo de trigo en 1964 y en 1977 comenzó a cultivarlo en su granja biológica de Estados Unidos. En 1988 eligieron el término “kamut”, cuyo significado, según los egiptólogos, era “trigo”.

Para proteger y preservar las cualidades excepcionales del antiguo trigo khorasan, en 1990 los Quinn decidieron registrar la palabra “KAMUT” como marca y utilizarla para distinguir este cereal cultivado de acuerdo con el sistema de la agricultura biológica.

El trigo khorasan KAMUT tiene que cumplir las siguientes características:

– Ser la antigua variedad de trigo khorasan

– Ser cultivado sólo como cereal biológico certificado

– Tener un contenido de proteínas entre el 12  el 18%

– Estar incontaminado por variedades modernas de trigo en un 99%

– Estar libre de enfermedades en un 98%

– Contener entre 400 y 1000 ppb de selenio

– No ser utilizado en productos cuyo nombre puede ser mal interpretado o mal entendido con respecto a las cantidades

– No estar mezclado con trigo moderno el na producción de pasta

La filosofía de Kamut International es preservar la pureza, la singularidad y la autenticidad de la variedad antigua del trigo khorasan. El cultivo de esta antigua subespecie de trigo marca KAMUT está completamente desconectado de los programas actuales de agricultura a escala industrial.

La marca registrada KAMUT es parte de un proyecto de apoyo a la biodiversidad, ayudando a proteger una planta de antigua constitución genética, tutelando los recursos orgánicos de nuestras plantas.

5 razones para consumir Kamut

  1. Es un alimento antiaging.

En comparación con el trigo moderno, el Kamut tiene un mayor contenido en proteínas (entre un 12 y un 18%) y en minerales como selenio, zinc y magnesio. Gracias a esto, el Kamut posee un alto poder antioxidante, nos protege del envejecimiento y ayuda a reducir la inflamación y la producción de radicales libres. También, es bueno para la piel y las uñas por su alto contenido en vitaminas del grupo B.

  1. Aporta energía.

Además de proteínas, el Kamut tiene un alto contenido en lípidos (especialmente Omega 6) que producen incluso más energía que los carbohidratos. Por ello empieza a ser un alimento básico en las comidas de los deportistas y también de los más pequeños.

  1. Regula el colesterol.

Los beneficios del Kamut van más allá de los nutricionales. Su consumo frecuente está relacionado con la reducción de los factores de riesgo cardiovascular. Varios estudios científicos han ratificado el papel del Kamut como protector en la enfermedad cardiovascular, la diabetes y el cáncer.

  1. Es muy saciante.

Como buen cereal, el Kamut tiene un alto contenido en fibra que ayuda a controlar los índices de glucosa en sangre. Esto se traduce en que podremos mantener el hambre a ralla durante más rato y controlar las calorías que consumimos de una forma muy sana.

  1. Versatilidad y sabor.

Algunos de estos superalimentos que tan buenos son para nuestro organismo pueden ser difíciles de comer. Pero no es el caso del Kamut. Primero, porque está realmente bueno. Tiene un sabor dulce y cremoso que lo hace muy apetecible. Segundo, porque es muy fácil de incluir en nuestras comidas del día a día. El trigo Kamut se puede encontrar en una gran variedad de productos como harina, pan, galletas e incluso bebidas. La manera más habitual de comerlo es cocido o en guiso, como cualquier legumbre pero la pasta de Kamut es una de las opciones que tiene más éxito por ser una excelente alternativa a la pasta refinada tradicional ya que engorda menos. Si te animas a cocinarlo tu misma puedes probar con una de estas 3 recetas con Kamut.

Dejar Comentario