≡ Menu




La Chia: origen, propiedades, calorías, beneficios y todo lo que debes saber

Existen diversas buenas razones para empezar a incluir la chia en nuestra alimentación diaria. Por ejemplo, si te encuentras a dieta es una de las opciones más populares y confiables para la perdida de peso.

La chía

¿Qué es la chía?

Es una semilla procedente de una planta herbácea, la cual pertenece a la familia de la menta. Es popular como Salvia hispánica, originaria de México y Guatemala. La historia apunta que pudo haber sido un alimento muy importante en la vida de la entidad azteca. (ver articulo: La Mora)

Origen

La chía o la semilla poderosa, es oriunda del centro de México hasta Guatemala y Nicaragua por el sur; donde es de forma natural observar su abundancia en zonas montañosas en los alrededores de los tres países. El mayor centro de producción de esta planta se encuentra en el área de Jalisco, en México; desde donde se exporta a Europa, Norteamérica, Japón y la China y algunos otros destinos. Su cultivo también se realiza en Guatemala y Nicaragua. Desde mucho antes de la llegada de los españoles al continente americano, ya eran reconocidos sus atributos medicinales y sobre todo nutritivos por el pueblo azteca.

La chía

El misionero franciscano Bernardino de Sahagún, relata en su conocido libro de crónicas “Historia general de las cosas en la Nueva España”, desde las palabras de un jefe azteca, que las semillas de chía ya eran apreciadas como un tesoro y que de la misma forma se ofrecían a la diosa del maíz y la fertilidad Chicomecoatl. Era una costumbre homenajear a los grandes guerreros aztecas con bolsas de semillas de chía en homenaje a sus hazañas bélicas y a las viudas por la pena de su pérdida en los campos de batalla. También era potencialmente utilizada para fines curativos.

Es comúnmente conocida como Chía o chan. Pero, científicamente hablando recibe el nombre de Salvia hispánica L. Fue descrita por Carlos Linneo en 1753. (ver articulo: Mantequilla)

La chía

¿Para qué sirve?

  1. Bajar de peso: Por su alto contenido de fibra, la chía colabora en el proceso digestivo y controla el hambre. Aparte, al momento de entrar en contacto con el agua se crea una capa hipocalórica que produce el aumento de su peso diez veces más al estar en el estómago, lo que ocasiona la sensación de saciedad.
  2. Incrementa la masa muscular: De la misma forma, por su alto contenido de fibra y proteínas, la chía desarrolla la masa muscular y restaura los tejidos dañados.
  3. Funciona como analgésico: Para el dolor en las articulaciones, la chía es uno de los remedios caseros más recomendados. Estas semillas contienen una porción de ácidos grasos ricos en Omega3 que aportan propiedades antiinflamatorias.
  4. Además, debido a la cantidad de fibra comprendida en la chía, es ideal para regular los niveles de colesterol y evitar el estreñimiento.

Propiedades de la chía

Para nuestro cuerpo y el cerebro las semillas de chía proporcionan una gran cantidad de excelentes beneficios. De los cuales podemos mencionar los más relevantes.

Actualmente se estudia como tratamiento para la Diabetes tipo II, por ser unos de los alimentos más influyentes y saludables para el sistema digestivo. La capa gelatinosa que se crea al colocar estas semillas a remojar en agua, es capaz de evitar los altos niveles de azúcar en la sangre. (ver articulo: El Perejil)

Para el beneficio de nuestra salud digestiva, la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda ingerir una cantidad diaria de 40g de fibra. 30g de chía le aporta a nuestro organismo 11g de fibra. Es decir, si agregamos un poco más de semillas de chía a nuestra dieta, nos estaremos asegurando de tomar la cantidad adecuada para el bienestar de nuestro sistema digestivo.

Estas semillas son fuentes concentradas de Omega3. Una cantidad de 30g de Chía podría contener casi 5g de Omega3; que es un tipo de grasa poliinsaturada. Su importancia radica en los efectos antiinflamatorios y autoinmunes que aporta esta propiedad.

Un puñado de chía podría contener el 18% de la ingesta diaria recomendada de calcio, por lo que es una de las mejores opciones para mantener los huesos y los dientes fuertes, y por supuesto, prevenir la osteoporosis.

Uno de los nutrientes más importantes, pero no muy reconocido es el manganeso, ya que colabora en el bienestar de los huesos e influye en la asimilación de nutrientes esenciales como la biotina y la tiamina. Una porción de estas semillas posee el 30% del consumo recomendado en este mineral.

Es recomendable aportar diariamente un 27% fósforo a nuestro organismo. Por esto la chía es una semilla muy potente para mantener los huesos y los dientes sanos. Este mineral también es utilizado en nuestro cuerpo para asimilar proteínas para el crecimiento y reparar células y tejidos.

28g de estas súper semillas tienen 4.4 gramos de proteínas, lo que es casi el 10% del valor diario recomendado. Es un excelente aporte para los vegetarianos y veganos. Aparte, no contiene colesterol.

Su propiedad de reducir los niveles de azúcar en la sangre, también combate la resistencia a la insulina, lo que posiblemente pueda estar unido a un aumento de la grasa en el área del abdomen.

El triptófano es un aminoácido capaz de ayudar a regular el apetito, el sueño y mejorar el estado de ánimo. Esta es otra de las propiedades que contiene la chía. (ver articulo: Suero de Leche)

Ha quedado demostrado que las semillas de la chía ayudan a mejorar la presión arterial en los diabéticos, y también son naturalmente capaces de aumentar el colesterol bueno, mientras que reducen el colesterol malo y los triglicéridos.

Comparando su composición con otros alimentos, la chía tiene el doble de proteína que cualquier otra semilla, cinco veces más calcio que la leche entera, dos veces más la cantidad de potasio que contienen los plátanos, tres veces más antioxidantes que los arándanos, tres veces más hierro que las espinacas y siete veces más omega3 que el mismo salmón.

Valor nutricional

En referencia a su valor energético y determinados nutrientes: grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal. Podemos calcular que, por cada 100g de Chia tenemos:

  • Calorías 490kcal
  • Proteínas 15,62g
  • Grasas 30,75g
  • Grasa saturada 3,176g
  • Grasa poliinsaturada 23,335g
  • Grasa monoinsaturada 2,115g
  • Colesterol 0mg
  • Carbohidratos 43,85g
  • Fibra 37,7g
  • Sodio 19mg
  • Potasio 160mg

La chía

Si revisamos la lista de nutrientes de la chía, notamos que de 100g, 43g corresponden a carbohidratos, pero 42g de esos gramos son fibra la cual no es digerida por el cuerpo, no eleva el nivel de azúcar y no requiere de insulina para ser eliminada del organismo por lo que no cuenta como carbohidrato.

Esta semilla realmente contiene 1g de carbohidratos, lo cual hace a la chía un alimento muy saludable y perfecto para perdida de peso. Debido a toda la fibra que poseen las semillas de chía pueden aumentar de 10 a 12 veces su peso en agua. Estas al ser ingeridas y alojadas en el estómago, se convierten en una sustancia gelatinosa. Expertos en la materia consideran que esto puede ayudar a la saciedad, colaborando a consumir menos calorías. La fibra también es la encarga de nutrir a las bacterias buenas alojadas en el intestino, lo cual es importante para nuestra salud intestinal.

Carbohidratos presentes en la chia

La chía posee un porcentaje aproximado de 40% de carbohidratos; de los cuales, 30% es fibra insoluble, 3% es fibra soluble y el resto son almidones esenciales. Esta semilla puesta en un ambiente húmedo, forma un polisacárido mucilaginoso a su alrededor. Al mezclar en un vaso, una cucharada de chía con agua y puesta a reposar durante algunos minutos, se creará un gel sólido debido a la fibra soluble presente en la semilla. Algunos expertos deducen que el mismo fenómeno se presenta también en el estómago cuando se ingieren alimentos que contienen este tipo de gomas.

Este gel que se crea alrededor de la semilla al estar en el estómago, funciona como una barrera física para la digestión enzimática rápida de algunos carbohidratos, frenando su transformación en azúcares naturales y regulando el metabolismo de estos compuestos. Por otro lado, la fibra dietética de la chía posee un efecto favorable durante el transporte del bolo fecal, evitando así la obesidad y diversas enfermedades en el tracto digestivo.

La chía

Las propiedades hidrofílicas que conforman la fibra soluble contenidas en esta semilla de chía, las cuales se encargan de que esta semilla absorba agua hasta doce veces su propio peso, lo cual eleva los niveles de hidratación en nuestro organismo al retener la humedad, lo cual produce que se modere más eficientemente los fluidos corporales, la absorción de nutrientes y, consecuentemente, el balance electrolítico.

Vitaminas

La chía es una buena fuente de vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B6 y B8), vitamina E y vitamina A. Aparte, contiene calcio, fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc, selenio, boro y cobre. Otro punto a su favor es su contenido bajo en sodio que tiene esta semilla.

Fuente de fibra

La semilla de Chia es una excelente fuente de fibra dietética soluble e insoluble. Contiene aproximadamente 30g de fibra por cada 100 gramos. Cuando esta fibra soluble se mezcla con agua, se forma una sustancia parecida a un gel. Esta fibra tiene una cantidad de beneficios; de los que podemos mencionar su capacidad de regular el nivel de azúcar en sangre y reducir el colesterol.
Por otro lado, la fibra insoluble no es capaz de absorber el agua ni disolverse en ella. Recorre el sistema digestivo y le brinda varios beneficios a la salud intestinal. Colabora en la regulación del tráfico intestinal y el desarrollo de buenas bacterias.

Proteínas y aminoácidos

Estos aminoácidos no son más que todas aquellas moléculas que al juntarse forman a las proteínas, por lo tanto, podemos decir que las proteínas están compuestas por cadenas de aminoácidos. En el caso de nuestro organismo, algunos aminoácidos son sintetizados por el propio organismo mientras que otros deben ser ingeridos a través de los alimentos. A los aminoácidos que pueden ser sintetizados por el propio organismo se les llama aminoácidos no esenciales, mientras que aquellos que deben obtenerse de fuentes externas se los denomina aminoácidos esenciales. La Chía no contiene gluten.
Debido a su alto contenido en proteínas, la chía colabora en la construcción y regeneración de los músculos y tejidos. Es ideal para deportistas y para las etapas del crecimiento humano. Estas semillas disponen de un 23% de proteínas y en su composición están presentes los siguientes aminoácidos:

Aminoácidos no esenciales

  • Alanina
  • Ácido aspártico
  • Glicina
  • Serina
  • Ácido glutámico
  • Arginina
  • Tirosina
  • Cisteina
  • Glutamina
  • Prolina

Aminoácidos esenciales

  • Fenilalanina
  • Metionina
  • Histidina
  • Triptófano
  • Treonina
  • Leucina
  • Isoleucina
  • Lisina
  • Valina

Ácidos grasos esenciales

Prevenir enfermedades cardiovasculares. La chía es la fuente vegetal con el más alto contenido de Omega3. Dispone de un 33% de aceite, del cual el ácido alfa-linolénico (omega3) contiene el 62% y 20% de Omega6. Es el cultivo con mayor porcentaje de ácidos grasos esenciales al contener el 82% de sus lípidos.

Se define como ácidos grasos esenciales, al grupo de ácidos grasos que nuestro organismo no puede crear y que deben ser ingeridos en los alimentos o complementos. A diferencia de los ácidos no esenciales que se pueden obtener a través de otros nutrientes.

Entre sus funciones se encuentra:

  1. Normalizar la tensión arterial elevada.
  2. Mantener la flexibilidad de las membranas celulares.
  3. Reducir el nivel de colesterol.
  4. Protegen el corazón.
  5. Mejorar la salud del sistema nervioso e inmunológico, etc.

Contraindicaciones de las semillas de chía

Resulta casi imposible creer que esta semilla tan saludable pueda tener algunas contraindicaciones. Por lo tanto, es de suma importancia conocer los efectos secundarios que esta super semilla podría ocasionar en nuestro organismo.

  • Problemas gastrointestinales: Debido a su alta cantidad de fibra, pueden producir diarrea, hinchazón abdominal y exceso de gases intestinales. Estos inconvenientes podrían afectar nuestro cuerpo, pero para nuestra suerte existe una manera de ingerir semillas de chía capaz de impedir el dolor de estómago.
  • Presión arterial baja y sangrados: Gracias a su alta concentración de ácidos grasos omega3, tiene la capacidad de reducir drásticamente la presión arterial y hacer la sangre menos densa.
  • Efectos en el nivel de azúcar en la sangre: La chía colabora a regular el nivel de glucosa en la sangre, pero también tiene la capacidad de estimular en exceso ciertos medicamentos que controlan el nivel de azúcar en la sangre.
  • Para las alergias: No es muy común, pero podría presentarse algunas alergias a estas semillas. Entre los síntomas se pueden incluir erupciones, urticaria y ojos llorosos. También podría producir dificultad para respirar, vómitos, diarrea, e inflamación de la lengua.

A pesar de tener una gran cantidad de beneficios, se debe tener en cuenta todos los efectos secundarios que puede producir el consumo de la chía.

La planta: salvia hispánica

Esta planta se denomina científicamente como Salvia hispánica L, es una planta herbácea que pertenece a la familia de las Labiadas (Lamiaceae). Actualmente su cultivo se realiza en muchas partes del mundo con ciertas condiciones climáticas que hacen posible su desarrollo.

Las principales características botánicas de la chía son:

  • La chía exhibe sus características herbáceas, es decir, sus tallos no poseen corteza. Sul altura normal puede alcanzar 1m.
  • Las hojas de la chía disponen de un color verde claro, y miden aproximadamente 6 centímetros de largo y 4 de ancho.
  • Sus flores son hermafroditas y tienen una corola que posee pétalos de color blanco o lila.
  • El fruto de la chía pertenece a un aquenio. Donde se encuentran las semillas de la chía, que miden aproximadamente 3mm de largo y 2mm de ancho.

Lo más benéfico de la chía, son sus semillas. Debido a su alta capacidad depurativa y saciante, lo que las hace ideales para agregar a dietas para adelgazar y reducir el colesterol.

Esta planta herbácea es capaz de alcanzar una altura considerable de hasta 180 cm.

Entre sus muchos beneficios que ofrece al organismo, como la prevención de enfermedades cardiovasculares y el deterioro cognitivo, así como varios tipos de enfermedades. Brinda un agradable sabor a nuez. Aparte, la chía dispone de un desproporcionar valor energético y colabora a hidratar el organismo al mismo momento que mejora el funcionamiento del cerebro. Es por esto que se considera un excelente ingrediente en las dietas; aparte de tener las propiedades antioxidantes, ya que es un alimento ideal para aquellos que padecen dolores frecuentes en las articulaciones.

Hoy en día, la chía se encuentra presente en platos horneados, como postre puede mezclarse con yogur, arroz o cereales. También es posible juntarse en ensaladas, agregar a batidos e incluso utilizarla para preparar agua de chía.

Sus hojas pueden ser usadas para realizar infusiones de té. En cuanto a sus flores, al caerse cada uno de los pétalos es momento de la recolección. Debe cortarse y colocarse en bolsas de papel para que se sequen en un lugar fresco y aireado. Al estar bien secas, es momento de separar las semillas, que luego se pueden almacenar en un frasco limpio y seco para utilizar.

la chía

El cultivo de chía

Cultivar estas semillas en la comodidad de nuestro hogar no es cosas de otro mundo. La chía es una planta herbácea cuyo cultivo se realiza de forma directa, colocando las semillas de manera uniforme. En un suelo ligero y con un buen sistema de drenaje, como es lo propio de la mayoría de salvias. Su proceso es intolerante a los suelos ácidos y las heladas.

Para cultivar la chía, lo principal es esparcir las semillas para posteriormente mover la tierra y regar, teniendo en cuenta que no deben ser demasiado enterradas. En una semana aproximadamente, las semillas comenzarán a brotar y se deberá hacer una selección de los mejores especímenes. Luego se coloca la planta en un lugar soleado para aumentar su desarrollo.

Chía blanca

Tanto la chía blanca como la negra, son una variedad de la Salvia Hispánica L. y ambas están muy cerca en temas de nutrición. En términos generales, no hay diferencia entre las semillas más que su color. Sin embargo, las semillas blancas tienen un poco más de proteína y un sabor más suave, mientras que las de color negro se cree que contienen más antioxidantes, aunque no esté científicamente demostrado. Igualmente, la chía sigue siendo un alimento realmente nutritivo, sin importar la variedad de su semilla.

Ambas semillas son iguales a excepción de su color. Pero, la razón por la que algunas personas prefieren las semillas blancas es por fines estéticos. Tal vez algunas recetas se ven mejor con semillas blancas en comparación con las semillas negras.

En el sudeste de Asia, los importadores tienen una preferencia por las semillas blancas, ya que en su mayoría extraen el aceite de estas semillas y el aceite de semillas de color negro simplemente no es su mercado. Lo mismo sucede con las semillas de ajonjolí, pero el mercado utiliza más las semillas blancas para el aceite.

Si se plantan sólo las semillas blancas el resultado será sólo chía blanca y de plantar negras sólo se producirán semillas negras. El hecho es que “la semilla de chía negra” siempre contiene algún porcentaje del 5-8% de las semillas blancas, lo que significa que en la granja no hay cultivos completamente negros plantados. Las grandes granjas y los exportadores tienen una máquina de selección óptica que utilizan para seleccionar las semillas para la siembra.

Pero, aun así, la producción no da lugar a que contenga un 100% de semillas blancas por la contaminación natural que se presenta debido al viento que sopla las semillas y las esparce por otros lados.

Una posible diferencia entre las semillas blancas y negras, estaría más relacionada con el área de cultivo y la diferencia de clima. Para una perfecta tabla nutricional es esencial que las semillas estén completamente maduras. Las semillas inmaduras son de color amarillo o marrón y contienen menos minerales, proteínas, vitaminas y ácidos grasos omega-3. Esto aplica para ambas semillas blancas y negras. Si las semillas son más amarillas/marrones o rota, la calidad será menor a las otras. Baja calidad significa menos mineral, proteínas, vitaminas y ácidos grasos omega3.

Chía para diabéticos

Curar la diabetes con semillas de chía es otra alternativa natural para esta patología. Sabemos que, para curar la diabetes de esta forma, es súper necesario reducir el exceso de azúcar, así como consumir más fibras y proteínas, con el objetivo de conservar los niveles de azúcar en la sangre y mantenerlos bajo control.

Las semillas de chía para la diabetes 

La chía contiene mucílago en cantidad, que es un tipo de fibra soluble que, al tener contacto con el agua, se hidrata y acrecienta su volumen y forma un gel acuoso que provoca una acción que regula los azúcares de la comida y su lenta absorción; convirtiéndose en otra alternativa para la cura de la diabetes.

Una alimentación rica en fibra ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, a las personas con diabetes es recomendable consumir una cantidad razonable de fibra.

La fibra retrasa la absorción de los carbohidratos y disminuye las ya conocidas variaciones de azúcar en la sangre; que tienen las personas que padecen diabetes. Es recomendable consumir entre 25 a 35 gr. de fibra al día. La chía ayuda a equilibrar los niveles de azúcar poniendo una cantidad pequeña en las comidas y proporciona energía.

Si se usa la chía en las comidas reduces el riesgo de contraer diabetes tipo II, ya que controla las variaciones del azúcar en la sangre regulando de esa manera la insulina que produce nuestro organismo.

¿Como consumir las semillas de chía cuando se tiene diabetes?

Tomar las semillas de chía con un vaso de agua. Sencillamente se agrega una cucharadita de chía en un vaso con un poco de agua para dejar remojando unos minutos y luego ser ingerida. No se recomienda dejarla de un día para otro, ya que toma un sabor distinto y desagradable.

La chía en la lactancia

En el momento de la lactancia, las mujeres deben llevar una dieta balanceada, rica en proteínas, hidratos de carbono complejos y ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales. Es una de las recomendaciones principales para transmitir los nutrientes a la leche materna que toma el bebé. De esta forma las semillas de chía pueden ayudar al desarrollo del bebé.

Disponen de un alto contenido en ácidos grasos omega3 y omega6, hidratos de carbono, vitamina A, vitamina C, calcio, hierro, fósforo, magnesio, zinc, aminoácidos como niacina y tiamina, entre otros nutrientes. Los cuales no solo benefician a la madre, sino que parte de estos principios activos pasan a través de la leche materna.

Como ya hemos dicho, estos ácidos grasos omega3 son componentes principales de las semillas de chía. Colaboran en la lactancia, originando ciertos beneficios a la salud de los bebés, por ejemplo: estimular el crecimiento y el desarrollo neurológico, reforzar el sistema inmunológico, reducir la dermatitis seborreica y mejorar el desarrollo psicomotor del bebe.

Por lo que se refiere a que, si agregamos semillas de chía a nuestra dieta en el tiempo de la lactancia, el efecto de esta semilla sobre este proceso será benéfico tanto para nuestra salud como para la salud del bebe.

Preparación 

La chia se caracteriza por su sabor suave y agradable que se pueden usar en todo tipo de recetas como; salsas, panes, postres e incluso en batidos. El límite de su uso se encuentra en la imaginación de cada quien, ya que es un alimento sumamente variable

Sus nutrientes son rápidamente asimilados por el organismo, ya que no son muy difíciles de digerir. De las maneras más simples de consumirlas se encuentra el mezclar las semillas con agua, zumo o algún alimento líquido; debido a su rápida capacidad de absorber los líquidos.

Alrededor de la chía se forma un gel que se puede mezclar a los batidos, añadir con aliños de ensaladas, postres o simplemente tomarlo a cucharadas. Este es el gel que se crea al dejar remojando estas semillas en un vaso de agua. Otra variante puede ser mezclar las semillas con agua y agregar jugo limón y azúcar, que es una bebida conocida en México y América Central como «chía fresca».

Los brotes tiernos de la chía, son sencillos de asimilar al organismo y contienen vitaminas y minerales; estos pueden ser agregados a variadas ensaladas. O simplemente se pueden añadir las semillas directamente sobre las ensaladas o añadirlas a los cereales o lácteos; también está la opción de molerlas para agregar a batidos, sopas, etc.

En la industria panadera se suele usar semillas de chía para la preparación de exquisitos panes.

En lugar de consumirlas en forma de aceite o suplemento, lo más recomendable es ingerir la semilla de forma natural para aprovechar todos sus nutrientes. Esto tomando en cuenta que hay que tener moderación al momento de consumir esta poderosa semilla.

¿La chía engorda?

Una de sus más conocidas características es su bajo nivel calórico, por lo que comúnmente se recomienda para dietas relacionadas a la pérdida de peso. Claramente, los excesos son perjudiciales para todo el mundo, pero una medida adecuada de inclusión de la chía en nuestra dieta no debería afectar en proporción, sino que ayudaría de manera positiva a la pérdida de peso. Actualmente aun se encuentran realizando numerosos estudios respecto al uso de esta semilla.

Para controlar la obesidad son recomendables las dietas ricas en fibra, por su bajo nivel calórico en el mismo volumen del alimento; aparte, este tipo de dietas facilitan la ingestión de mínimas cantidades de alimentos debido a que prolongan el tiempo de masticación y por su volumen, ayudan a producir más rápidamente la sensación de saciedad. También, las dietas con alto contenido de fibra agarran gran parte de los azúcares y las grasas ingeridas, ralentizando su absorción, lo que disminuye el aporte final de energía.

la chía y el colesterol

Las semillas de chía, también conocidas como salvia hispánica, presentan una gran cantidad de beneficios para la salud, ya que cuentan con ácidos grasos poliinsaturados que disminuyen el nivel de colesterol malo en sangre y los triglicéridos.

Todos los nutrientes que componen la chía, como: fibra, ácidos omega3 y omega6, antioxidantes naturales, entre otros; permiten que baje el colesterol malo y el colesterol total y suba el colesterol bueno. Debido a estos beneficios naturales, la chía y sus componentes protegen el sistema cardiovascular, reduciendo factores de riesgo como es el hipercolesterolemia. Subir el colesterol bueno garantiza que existan menos posibilidades de que las arterias se tapen y de producir una enfermedad cardiovascular.

Semillas de chía y el lino

Las semillas de chía y de lino son consideradas como alimentos con grandes beneficios para la salud. Sin embargo, suelen tener diferencias, lo que implica que exista cierta rivalidad por saber cuál de ellas es mejor.

De acuerdo a su análisis nutricional, las semillas de chía y lino cuentan con la misma cantidad de Omega3, pero en diferente proporción. Por lo que una cucharada de semillas de lino molidas cuenta con 2,3g de dichos ácidos grasos. Mientras que una cucharada de semillas de chía molidas cuenta con 1,8g del mismo.

Las semillas de chía contienen grandes cantidades de fibra (38 g), calcio (631 mg), riboflavina o vitamina B2 (0,2 mg), fósforo (948 mg), hierro (6,5 mg) y vitamina A con respecto a las de lino, las cuales son fibra (27 g), calcio (255 mg), riboflavina o vitamina B2 (0,1 mg), fósforo (642 mg) y hierro (5,7 mg). Sin embargo, cabe destacar que las semillas de lino tienen un aporte superior de vitamina C (0,6 mg) y E (0,3), potasio (813 mg), cobre (1,2 mg) y zinc (4,3 mg), siendo esta última la principal diferencia.

Por su parte, las semillas de lino ayudan a minimizar el colesterol e incrementar las defensas del cuerpo. Son ideales para el cabello y la piel y, resultan muy útiles como reguladoras del tránsito lento. Las semillas de chía se destacan por su poder de inhibir el apetito, reducir los niveles de azúcar en la sangre y de triglicéridos, evitar el estreñimiento e incluso cuenta con pocas calorías.

Las semillas deben consumirse en poco tiempo, ya que se deterioran los ácidos grasos Omega-3. Además, es mejor conservarlas en refrigeración para frenar el deterioro natural de las grasas.

Realmente ambas semillas son ideales para consumir de manera regular. Por lo que vale la pena incluirlas en la dieta, ya que además presentan una gran versatilidad para ser consumidas en casi cualquier comida e incluso bebida. Así que pon manos a la obra y decide por cuál vas a empezar hoy.

Chía para niños

Las semillas de chía contienen muchísimas propiedades beneficiosas para la salud de los bebés y de los niños, así como también de las mujeres embarazadas y de toda la población en general. A continuación, se presentan algunas propiedades beneficiosas de la chía para los bebés y los niños.

Una ayuda para la digestión

La chía es también un alimento muy interesante que ayuda a poder hacer la digestión de forma lenta, así como a mantener en la sangre a un nivel adecuado el azúcar, lo que puede ser muy interesante para prevenir y controlar la diabetes. Además, también será muy interesante para lograr prevenir el estreñimiento en los pequeños de la casa, ya que se trata de una interesante fuente de fibra que les ayudará a mejorar su sistema digestivo. En este punto cabe reseñar que se debe tener en cuenta llevar siempre una dieta muy equilibrada, ya que el exceso de fibra puede llegar a ocasionar mucha hinchazón y también flatulencias y es por ello que se recomienda evitar consumir demasiada chía.

Alimento saciante

Uno de los puntos por los que la chía es interesante para los bebés y los niños es porque les dejará saciados y bien alimentados durante un tiempo bastante más prolongado de lo que lo hacen otros alimentos, evitando que consuman o demanden otro tipo de comida nociva para la salud, como por ejemplo chucherías.

Mejorará su atención

Las semillas de chía también serán muy interesantes para los niños que cuenten con problemas de concentración, o con déficit de atención, ya que se trata de unos alimentos que actúan como nutrientes especiales para el cerebro.

Algunos estudios recientes demuestran que la deficiencia de ácido graso puede llegar a alterar el desarrollo neuronal normal en el cerebro humano. Es por esto que, los ácidos omega3 que pueden encontrarse en este tipo de semillas y componen las membranas neuronales son clave para el eficiente desarrollo del cerebro.

Aportará calcio a su dieta

Sin duda, la chía es también una gran opción para la dieta de cualquier persona, pero en especial de niños y bebés, puesto que se trata de un alimento que contiene mucho calcio, así como también diferentes sustancias que actúan como fermento de parte del cuerpo, logrando absorber y utilizar el calcio de forma eficiente.

El calcio es muy importante a todas las edades, pero para los bebés y los niños pequeños resulta vital si se quiere conseguir que estos crezcan con unos huesos y tejidos fuertes y muy sanos, con lo que, como complemento y alternativa a la leche, sin duda las semillas de chía son una gran opción.

Para prevenir enfermedades

La chía también es un alimento muy interesante para lograr prevenir todo tipo de enfermedades. Esto es así debido a que el omega no permite que ningún tipo de bacteria ni de tóxico entre dentro de las células, mejorando sus membranas y neuronas.

En este punto, los nutricionistas vuelven a reseñar la importancia de hacer un consumo moderado de estos alimentos, ya que, aunque pueden resultar muy beneficiosos para la salud, si se toman de forma muy frecuente esto puede llegar a suponer un problema, ya que, al contener mucha fibra, se trata de un alimento que puede provocar hinchazón en los más pequeños de la casa.

Así, la mejor opción siempre será introducir la chía en su dieta, de forma moderada y siempre combinada con alimentos interesantes, que les agraden y sean a la vez saludables a fin de conseguir que los más pequeños de la casa puedan beneficiarse de todos los beneficios que esta deliciosa semilla puede prestarles.

La chía para el estreñimiento

Todas aquellas sustancias que forman parte de los vegetales y que intervienen en el desarrollo del tránsito intestinal a través de dos mecanismos, se denomina fibra. De las cuales existen:

  • La fibra insoluble: se encarga de la movilidad intestinal, porque al no ser asimilada por el organismo, actúa como barrido atrayendo y eliminando los residuos que el cuerpo no necesita.
  • La fibra soluble: esta es la responsable de optimizar el tránsito intestinal porque aumenta su tamaño al absorber el agua, lo cual estimula las contracciones de los músculos del intestino, aumentando la propulsión.

Como beneficio, la chía domina ambas sustancias fibrosas, lo que lo convierte en un nutriente adecuado para agregar a una dieta para el estreñimiento, ya que lejos de causarlo, suelen ser una solución para este tipo de problemas.

La chía germinada

El proceso de germinación involucra la transición de las células de un estado deshidratado y baja actividad metabólica a un estado hidratado y de intensa actividad metabólica. El agua es absorbida de manera trifásica por muchas semillas:

  1. a) Inhibición
  2. b) Germinación sensu stricto
  3. c) Desarrollo del embrión

La hidratación admite la activación del sistema enzimático y la respiración, así como la síntesis de ARN y proteínas que son aspectos fundamentales en la germinación. Estos germinados de chía se consideran alimentos vivos, por lo que se cree que aumenta su valor nutricional ya que se conserva intacto hasta el momento de ser ingeridas.

Se ha considerado un alimento integro debido a que sus compuestos pueden variar desde sustancia de clorofila, aminoácidos, minerales, vitaminas y oligoelementos vivos. Por otro lado, debido a su contenido de auxina, que es una sustancia que demostrado evitar el envejecimiento celular. Se estudia la posibilidad de contribuir a la medicina anticancerígena con los beneficios de esta semilla.

El PH de nuestros líquidos a nivel interior, incluyendo la sangre, deben ser ligeramente alcalinos. Cuando éstos valores están por debajo o por encima de este rango significa que estamos viviendo dentro del rango “Síntoma-Enfermedad”. Pero para nuestra suerte, la chía germinada es un alcalinizante por excelencia; por lo que es muy recomendable para mantener saludable el organismo.

El pH se define en una escala del 0 al 14. Obviamente la mitad de esta es la medida de un pH neutro, y cuando se encuentra por debajo de ese valor es ácido; si sobrepasa el 7,0 se dice que es alcalino. La acidosis podría ser la consecuencia de la carencia de insumo de alimentos alcalinos.

Un pH ácido se debe a diversas y variadas razones, como:

  • Errores dietéticos debido a un excesivo consumo de alimentos ácidos y carencia de alimentos alcalinos.
  • Incluso el estrés, las emociones negativas como el temor, rencor, envidia etc.
  • También por llevar una sobrecarga tóxica o cualquier asunto que quite a las células de oxígeno y otros nutrientes esenciales.

Nuestro organismo se encarga de remediar el pH ácido usando minerales alcalinos. Si nuestra dieta no cuenta con los minerales suficientes para ayudar a una acumulación de ácidos en las células, ocasionará inestabilidad en el pH, lo cual puede resultar perjudicial para la salud del organismo.

La carencia de alimentos alcalinos en nuestro organismo es la responsable de crear un desequilibrio acídico que reducirá:

  • Su capacidad para reparar las células dañadas
  • La producción de energía en las células
  • La capacidad del cuerpo para absorber los minerales y otros nutrientes importantes
  • Su capacidad para depurar los metales pesados
  • La excelente capacidad del sistema inmune para lidiar y suprimir las células tumorales

Algunas de las propiedades que poseen y aportan los germinados de esta semilla, son:

  • Reproducen las sales minerales.
  • Sintetiza muchas vitaminas que, de hecho, desarrollan su cantidad de forma exponencial.
  • Las grasas se convierten en ácidos grasos.
  • Por último, se puede decir que genera una clorofila, estructuralmente parecida a la hemoglobina y que, como ella, lleva oxígeno a las células y es un buen agente desintoxicante y regenerador del organismo.

Para hacer el germinado se exige un tiempo de remojado. La chía, al contener mucílagos llevan un proceso diferente.

Materiales:

  • 2 cucharadas de semillas de chía.
  • 1 rociador con agua.
  • 2 servilletas de papel.
  • 1 recipiente de cristal o un plato o una bandeja.

Preparación:

  • Se coloca una servilleta sobre un plato o alguna plataforma de vidrio.
  • Rociamos con agua. Las servilletas deben quedar bien húmedas.
  • Esparcimos las semillas de chía muy lentamente, intentando que queden en lo posible bastante separada para que puedan “respirar”.
  • La cantidad de semillas dependerá del tamaño del recipiente. Es a ojo, hasta cubrir toda la servilleta.
  • El proceso requiere de mucha paciencia, hasta el segundo o tercer día no se observan demasiados cambios. Se rocía tres veces al día. No hay un tiempo definido y específico para que comiencen a brotar, todo depende del clima en el cual estén creciendo.
  • Lo ideal es que reciban luz, pero que no sea directa, para que no se evapore el agua.
  • Normalmente podría durar 6 días. Cuando se observen como a 1cm de altura, ya pueden ser consumidos.
  • Los desprendemos muy suavemente de la servilleta y ya están listos para consumir. Se pueden conservar en la nevera en papel film.

Chia para el desayuno

Las mujeres en busca de un vientre plano han de realizar varios intentos ya que, para su desgracia, es la zona del cuerpo donde se acumula toda la grasa y cada desecho que no puede ser bien diluido por nuestro organismo. Se recomiendan rutinas de ejercicios intensas que incluyan movimientos específicos para la tonificación de esta área. Pero, por otro lado, también es recomendable adoptar una dieta que ayude a la perdida de peso.

La mezcla de avena y semillas de chía se considera una de las mejores opciones para reemplazar el desayuno. Tanto la chía como la avena disponen de nutrientes esenciales que ayudan a la pérdida de peso, específicamente en la zona del abdomen. Para la solución de un complemento alimenticio para adelgazar y aplanar su vientre con menos dificultades. La receta a continuación posee todo lo que se necesita para iniciar el día con buenas energías: es rica en proteínas, vitaminas, minerales y fibra necesarios para activar el metabolismo y aumentar la sensación de saciedad durante el resto de la rutina diaria.

Aparte, es una receta de preparación sencilla, por lo que también es una alternativa adecuada para todos aquellos que no disponen de mucho tiempo para elaborar otros tipos de desayunos; más o menos se deben invertir 15 minutos al día, y lo mejor es que no es tan costoso como otros alimentos. Es el desayuno ideal para mantener saludable el organismo debido a los beneficios que aportan estos cereales, y adecuado para la perdida de peso por su bajo nivel calórico.

Ingredientes

  • 500 ml de agua
  • 1 taza de avena (105 g)
  • 2 cucharadas de esencia de vainilla (20 g)
  • 1 cucharada de canela en polvo (10 g)
  • 2 cucharadas de miel (50 g)
  • 1 pizca de sal
  • 4 cucharadas de semillas de chía (40 g)

Preparación

  • En una olla pequeña, poner a hervir a fuego alto el agua, la canela y la vainilla.
  • Una vez rompa el hervor, reducir la candela a mínimo, agregarle la avena y dejarlo cocinar durante 5 minutos adicionales.
  • Pasado el tiempo aconsejado, retirar del fuego, tapar la olla y permitir que repose otros 5 minutos.
  • Agregarle la miel, la sal y mezclar bien para integrar todos los ingredientes.
  • Servir en un tazón la mezcla y espolvorearle por encima las semillas de chía.
  • De forma opcional se le puede agregar frutos secos, fresas, moras, plátanos, entre otros.
  • No se aconseja incorporarle leche ya que este ingrediente causa inflamación estomacal.

Bowl de chía con avena, nuez, pasas y plátano

Ingredientes

  • 4 cucharadas de semillas de chía
  • 5 tazas de leche de almendras
  • 2 plátanos pequeños, picados
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • Dos pizcas de canela
  • 2 cucharadas de avena natural, remojadas
  • 2 cucharadas de pasas
  • 2 cucharadas de almendras crudas enteras, picadas
  • 2 cucharadas de semillas de cáñamo

Preparación

  • Poner los plátanos en un recipiente de tamaño mediano y revolverlos con las semillas de chía. Mezclar en la leche de almendras con la vainilla y la canela hasta que se incorporen. Colocar en el refrigerador durante la noche para espesar.
  • Añadir avena, pasas y almendras picadas en otro tazón. Cubrir con agua y remojar toda la noche en el refrigerador. Por la mañana, colocar la cantidad de pudín de chía que quieras en un tazón. Escurrir y enjuagar la mezcla de avena, pasas y almendras. Añadir a la mezcla de la chía junto con una pizca de canela y una cucharada de semillas de cáñamo.  Servir con un chorrito de miel de maple, si se desea.

Si bien es cierto que consumir chía es benéfico, ingerirla en exceso –es sencillo dejarse llevar por la euforia de que es lo que todo mundo come– también puede implicar diversos efectos secundarios para el organismo que es importante tener en cuenta.

Presión arterial baja y sangrados

Debido a que las semillas de chía son ricas en ácidos grasos Omega-3, comerlas en grandes cantidades puede llegar a causar adelgazamiento de la sangre, situación que provoca que los sangrados sean más abundantes. También podría ocasionar que la presión arterial disminuya, principalmente entre las personas que ya presentan problemas en este aspecto de salud.

Desarrollo de alergia

Si bien desarrollar una alergia a partir del consumo de semillas de chía es poco común, hay personas a las que sí les sucede. Los síntomas que presentan incluyen erupciones, urticaria, ojos llorosos, dificultad para respirar, vómitos, diarrea e inflamación de la lengua.

Problemas gastrointestinales

Gracias a que las semillas de chía están envueltas en un polisacárido y son ricas en fibra es que son excelentes para la digestión. Sin embargo, sus efectos secundarios (principalmente cuando se consumen en cantidades exageradas) pueden llevar a que ciertas personas sufran de estreñimiento, hinchazón y exceso de gases intestinales.

Alteración del azúcar en la sangre

Comer semillas de chía ayuda a reducir el azúcar en la sangre después de una comida (que es conocida como glucemia postprandial), de acuerdo con una investigación publicada en el European Journal of Clinical Nutrition. Por lo mismo, su consumo también puede interferir en el funcionamiento de los medicamentos que controlan la glucosa consumidos por pacientes de diabetes.

 

Algunos beneficios que brindan las semillas de chía

  • Controlan los antojos. Debido a su gran cantidad de fibra nos brindan la sensación de saciedad, es aconsejable moler la chía e hidratarla, así como su consumo en el desayuno, una receta que suelo usar para aprovechar al máximo todas sus propiedades es mezclar la chía con kefir por las mañanas.
  • Sabor agradable y no alteran el sabor de los otros alimentos. La Chía tiene sabor similar a la nuez, pero algo más sutil, como dijimos antes la gran ventaja es que al integrarla con otros alimentos no modifica el sabor de estos. Debemos apreciar y salir de la típica ensalada la Chía va bien con casi cualquier cosa.
  • Aportan hidratación al cuerpo. Estas semillas tienen la capacidad de absorber y retener desde doce veces su peso en agua por eso son como diminutas cisternas de agua una vez ingeridas que ayudan a mantener al cuerpo hidratado cuando este lo necesite.
  • Posee grandes cantidades de antioxidantes. Son considerados un producto anti edad, un efectivo súper alimento que ayuda contra los efectos de los humos, el estrés y todos los problemas que ocasiona nuestro estilo de vida actual. Según algunos estudios interrumpe el 70% de la actividad de radicales libre en el organismo.
  • Son una gran fuente de Omega3. Como ya hemos dicho desde el inicio de este artículo, es una de las razones que hace tan particular esta super semilla, incluso poseen más Omega3 que algunos pescados, pero debemos recordar que para poder aprovecharlo se debe moler o masticar sus semillas.
  • Ayudan a bajar de peso. Cómo mencionamos en el primer punto su alto contenido de fibra nos mantiene saciados, además el omega3 ayuda a reducir el colesterol y eliminar grasas del organismo, también ayuda con el tránsito intestinal y pese a tener mucha energía en su interior su digestión es hipocalórica debido a la gran cantidad de líquidos que captan.
  • Son una gran fuente de Energía. Cada uno de sus minerales y vitaminas hacen que sean una verdadera inyección de energía y vitalidad en nuestro organismo.
  • Ayudan a ganar masa muscular. Debido a su gran cantidad entre fibras y proteínas ayudan a regenerar el tejido muscular. Por otro lado, su enorme contribución energética desarrolla el desempeño general del sistema locomotor, por lo que es tan recomendada para deportistas.
  • Calman el dolor en las articulaciones. Su alto contenido en ácidos grasos de Omega3 comprendido en estas diminutas semillas, brindan propiedades antiinflamatorias por lo que son de gran ayuda en cuadros de dolor articular.
  • Son depurativas. Las semillas de chía logran suprimir los líquidos y toxinas de nuestro organismo, ayudan a regular la flora intestinal y previenen la oxidación celular, debido a esto se consideran unos depuradores de nuestro organismo y una fuente de salud y juventud por excelencia.

Dejar Comentario