≡ Menu




El Maní: Origen, Propiedades, Vitaminas, Beneficios, y más

El maní está considerado por muchos como un fruto seco aunque en realidad pertenece a la familia de las legumbres. Lo cierto en todo caso es que se trata de uno de los alimentos más nutritivos y saludables del mercado, llegando a aportar excelentes propiedades y beneficios para nuestra salud. Acompáñanos a conocer todo sobre el maní, sobre su origen, variedades y algunas de sus potencialidades.

el maní

¿Qué es el maní?

En esta oportunidad estaremos conociendo un poco más sobre uno de los frutos secos de mayor impacto en el mundo y quizás más conocidos, ¿qué es el maní? está considerado como un alimento altamente beneficioso debido a sus impresionantes propiedades nutricionales, no solo es rico en fibra, sino que además contiene al menos 13 vitaminas y 26 minerales, a pesar de ser alto en grasas y calorías.

El maní ha logrado obtener una gran popularidad a lo largo del mundo, conquistando paladares en distintas culturas gastronómica, sin importar edad, sexo, religión o condición física. No es en vano que este fruto seco sea uno de los más conocidos y al mismo tiempo uno de los alimentos con mayor proteína de todos.

Este atractivo fruto seco tiene la gran ventaja de poderse consumir de distintas maneras, por ello, quizás ha logrado colarse entre los gustos de millones de consumidores en el mundo, quienes han encontrado en él una verdadera maravilla. El maní es una poderosa leguminosa la cual puede consumirse como en su forma natural de semilla, como aceite, mantequilla o harina. Por sus beneficios en el organismo es considerada una maravilla de la naturaleza.

¿Qué es el maní? también es conocido en distintos países bajo el nombre de cacahuete y se considera que es uno de los alimentos más versátiles del mercado internacional, ya que, se puede comer crudo, asado al horno o frito, además que desde hace algunos años para acá viene formando parte esencial de los ingredientes más usados en muchas recetas dulces. Lo mejor en todo caso es que a pesar de la manera de prepararse, el maní siempre aportará un gran valor nutritivo.

La fama del maní propiedades nutricionales en el mundo no solo se debe al descubrimiento de las mismas como: Complejo B, niacina, riboflavina, tiamina, ácido pantoténico y vitamina E, además de importantes minerales como potasio, manganeso, cobre, calcio, magnesio, hierro y zinc. Este fruto seco más allá de sus cualidades nutricionales, es atractivo por su indiscutible y agradable sabor.

10 razones para consumir maní

El sabor del maní es único en su estilo, llegando a conquistar los paladares de los más exigentes consumidores del mundo, convirtiéndose de esa manera en uno de los frutos secos de mayor consumo masivo en prácticamente todo el planeta. La semilla del maní proviene de la plata conocida como (Arachis Hypogaea) que en la actualidad se cultiva en zonas tropicales y subtropicales de muchos países.

El maní guarda una nutritiva e interesante historia detrás de tantos años de consumo. Muchos conocedores de la materia se atreven a asegurar que este tipo de frutos secos comenzó a cultivarse y consumirse desde hace aproximadamente unos siete mil años de antigüedad, y según algunas investigaciones arqueológicas, fueron los Incas quienes se encargaron de llevar su expansión por todo el continente americano hasta que los colonizadores la hicieron llegar a otros lugares del mundo como Europa y África. (Ver artículo: El Albaricoque)

Características

En esta parte de nuestro artículo hablaremos un poco más sobre las principales características del maní, ese fruto seco más populares en el mundo. Antes de hablar del fruto comestible, debemos hacer referencia a la planta que produce este alimento, se trata de la planta Arachis Hypogaea la cual puede dar entre una a seis semillas.

Este tipo de planta que cultiva por lo general en todos los climas tropicales y templados del mundo y quizás una de las principales características del maní que podemos destacar es su flor amarilla, la cual puede ser comparada en muchos casos a una mariposa y se sostiene por encima de la tierra. Por su parte la vaina, legumbre de un lóculo, se abre bajo presión en una sutura longitudinal ventral.

En cuanto al tamaño podemos decir que éste puede variar dependiendo muchos aspectos, sin embargo, el peso de la semilla va de 1/5 a 5g. Por lo general el numero de semillas por vaina es de 2, en el de tipo Virginal, en el España es de 2 a 3 y de 3 a 6 en el Valencia. Es importante mencionar que las flores de esta planta producen raíces en cuanto aparecen las vainas o chauchas.

el-maní-2

Las vainas de esta planta se encuentran enterradas en la tierra para poder obtener un proceso más complejo de maduración y por lo general presentan una tonalidad castaña amarillenta al marrón rojizo, deprimidos entre las semillas y pueden tener hasta seis semillas. En cuanto a su sabor diríamos que el maní tostado, frito u horneado adquiere un sabor parecido a la nuez. Existen dos variedades: Las erectas y las rastreras.

La planta que da como resultado final el maní es originaria de América y puede llegar a presentar medidas que van desde los 30 a 50 centímetros de altura. Entre algunas de sus características más resaltantes está que sus frutos crecen bajo el suelo, dentro de una vaina leñosa redondeada que puede contener entre una a seis semillas. Por ser un fruto con una cascara leñosa sin pulpa es clasificado como un tipo de fruto seco.

Precisamente en relación a los frutos de esta planta diríamos que los mismos se desarrollan de modo singular. Prácticamente después de transcurrir cuatro días de la polinización, comienza a surgir del centro de una flor un tallo que va en dirección al suelo y cuando este tallo toca la tierra, de su extremo aparece un punto duro que perfora la misma, por lo que se siembra solo. Luego de ese proceso comienzan a aparecer las vainas que pueden medir entre tres y siete centímetros de longitud y en su interior se localizan de una a seis semillas.

En cuanto a su fruto como tal podemos destacar distintas características, sin embargo, diríamos que muchos le temen a su consumo debido a que contiene altas grasas. Sin duda el maní es uno de esos frutos secos de singular e inconfundible sabor y amplia popularidad. En muchos continentes como América precolombina representó un producto sumamente valioso; por ejemplo, los incas lo cultivaban como alimento y usaban como moneda. (Ver artículo: La Mayonesa)

Origen y nombre científico

Durante el desarrollo de este interesante artículo hemos venido hablando sobre algunas de las características y potencialidades del fruto seco conocido como el maní, sin embargo, es momento de entrar a profundidad sobre la historia del maní. Para ello vamos a conocer de donde es originario este exquisito alimento y cómo surgió toda una euforia entre consumidores de distintas culturas gastronómicas.

Para nadie es un secreto que el maní está considerado como uno de los frutos secos de mayor popularidad en todo el planeta, impresionando a muchos por su rápida expansión por prácticamente todos los continentes del mundo. Uno de los factores que ha influenciado en la fama del maní ha sido su sabor, además de los usos que podemos darle a este interesante fruto seco que cautiva cada vez más a nuevos consumidores.

La historia del maní o el cacahuate como es conocido en muchos países es antigua. El nombre científico del maní es Arachi Hypogaea, la cual es una planta prehistórica originaria de América del Sur. En primer lugar tenemos que hablar sobre su historia: El maní es conocido desde hace miles de años y su origen se encuentra en las regiones tropicales de Suramérica hace aproximadamente unos ocho mil años de antigüedad.

Son muchos los historiadores que han coincidido en el origen del maní, sin embargo, uno de ellos fue Tom Dillehay, un reconocido arqueólogo estadounidense quien fue en responsable de encontrar restos de cacahuetes en Perú que datan de hace 7.800 años, aunque también existe una teoría menos aprobada que revela que el origen del cacahuete está en Brasil. En todo caso lo cierto es que el maní es originario de Suramérica.

Luego de su descubrimiento, el maní comenzó a vivir un proceso de expansión por el mundo, llegando a países donde no tenía imagino llegar. Fueron los Incas quienes se encargaron en un primer momento de expandir este fruto seco desde la costa andina del Perú al resto de regiones del continente suramericano. Luego llegaron los colonizadores españoles quienes gracias al origen del maní, lo observaron por primera vez en un mercado de la capital mexicana y desde allí lo llevaron a otros continentes como Europa y África, logrando de esa manera que el maní fuere reconocido prácticamente en todo el mundo.

El cacahuete, como también es conocido este interesante y atractivo fruto seco, pasó a Estados Unidos antes de que los españoles colonizadores arribaran a América; allí, andando el tiempo, serviría para alimentar a animales y esclavos de la época. En un primer momento el maní era un fruto que los blancos preferían no consumir, hasta la Guerra Civil americana.

el-maní-4

Cuando revisamos la historia del maní nos encontraremos con un personaje de nombre P.T. Barnum, quien era el propietario de un reconocido circo – el más famoso de su tiempo – dicho personaje tuvo en el año 1880 la brillante idea de vender durante el espectáculo bolsitas de cacahuetes de modo que esta golosina o fruto seco llegó a revolucionar toda una época, hasta la llegada de las palomitas de maíz que pasaron a sustituir al maní en este tipo de espectáculos. (Ver artículo: La Cereza)

Propiedades

La popularidad obtenida por el maní no sólo se debe a su indiscutible y agradable sabor; sino que gran parte de su fama se genera gracias al descubrimiento de las altísimas propiedades nutritivas que nos regala este fruto seco, considerado uno de los más consumidos en el mundo. Muchas investigaciones han determinado que el consumo del maní, aunque sea en pequeñas cantidades, nos ayuda a reducir la mortalidad causada por problemas cardiovasculares.

Cuando hablamos de las propiedades del maní tenemos que hacer referencia en primer lugar a su poder nutritivo: Estamos en frente de un fruto leguminoso rico en nutrientes, entre los que podemos nombras las vitaminas y los minerales. Sin embargo el maní también contiene propiedades antioxidantes y fitoquímicos que resultan vitales para el buen desarrollo de nuestro organismo.

¿Sabías que el maní es rico en 30 nutrientes esenciales para el ser humano? Según diversos estudios realizados recientemente se determinó que este tipo de frutos secos es uno del más poderoso y beneficioso para la salud debido a su completo aporte nutritivo. El maní constituye una excelente fuente de niacina, folato, fibra, vitamina E, magnesio, fósforo, grasas saludables y las tan necesarias proteínas.

Al hablar de sus propiedades tenemos que hacer referencia a las grasas saludables que encontramos al consumir el maní. Es una realidad que este fruto seco nos provee grasa de buena calidad y además su sabor suele ser muy agradable para el paladar del consumidor, sin embargo, cada gramo de alimento nos aporta 9 calorías, por lo que debemos tener mucho cuidado al momento de ingerir en exceso este tipo de productos, ya que, podría representar un riesgo para nuestra salud.

El maní bueno o malo para diabetes

Como dato interesante te podemos aclarar que el maní, cuando se consume de forma natural, no contiene grasas transaturadas, azúcar ni sodio, todo lo contrario, es un alimento que se caracteriza por su contenido de grasas monoinsaturadas, es decir, grasas saludables para nuestro organismo, ya que, nos ayuda entre otras cosas a mejorar el sistema cardiovascular y aportan energía a los requerimientos diarios.

Una de las propiedades que más podemos resaltar del maní es su poder antioxidante, de hecho, se considera que este alimento es uno de los que mayor contenido de antioxidantes poli-fenólicos posee, principalmente el ácido p-cumárico. Se trata de un compuesto que logra disminuir el riesgo de sufrir cáncer de estómago al inhibir la formación de nitrosaminas carcinógenas en el estómago.

También podemos destacar sus propiedades para aumentar la líbido, por lo que se considera un afrodisiaco, ya que su deficiencia se relaciona con una baja líbido. Sus propiedades además pueden resultar sumamente beneficiosas para controlar problemas de depresión en nuestro organismo, disminuir los niveles altos de colesterol y combatir las enfermedades del corazón y el Alzheimer. (Ver artículo: La Piña)

Información nutricional

En esta parte de nuestro artículo vamos a conocer un poco más sobre la información sobre el maní, un fruto seco que cada día gana mayor popularidad en el mundo gracias a sus múltiples beneficios para el organismo. El maní ha ido aumentando en cuanto a su consumo debido a que puede ser usado para elaborar infinidades de platos.

El maní puede ser consumido de distintas maneras, bien sea cocido o tostado, con sal o sin sal, con o sin azúcar. De cualquier forma que sea consumido este fruto seco nos aportará excelentes propiedades nutritivas a nuestro organismo. Empecemos a revisar parte de la información sobre el maní y lo haremos mencionando las tan preocupantes calorías.

el-maní-6

Para nadie es un secreto que el maní nos aporta una cantidad importante de calorías, casi seis veces su peso. Se dice que 100 gramos de este alimento puede llegar a contener un aproximado de 590 calorías, por lo que una porción recomendada de maní sería de entre 30 a 50 gramos, que vendría siendo un pequeño puño para así evitar complicaciones de salud, sobre todo, aquellos que sufren de sobre peso o que están bajo un proceso de dieta adelgazante.

El maní está compuesto nutricionalmente de la siguiente manera: El 27.1 por ciento de la semilla es proteína, 16.9 por ciento carbohidratos, 8 por ciento fibra y 51 por ciento grasa vegetal, una grasa considerada saludable. También es importante aclarar que el maní contiene fosfolípidos del tipo lecitina la cual es útil para formar estructuras de las células.

Este interesante fruto seco también resalta por su bajo contenido en cuanto a sodio, en excepción cuando se le agrega sal. Los pacientes hipertensos deben evitar su consumo cuando se encuentra salado, aunque cuando está de forma natural, suele ser recomendado para este tipo de personas. También contiene vitaminas del complejo B y minerales como calcio, fósforo, zinc y hierro.

La información del maní es realmente sorprendente cuando se evalúa de manera detallada. Su valor alimenticio es impresionante, no solo por ser rico en fibra, sino que además contiene al menos 13 vitaminas y veintiséis minerales que nuestro organismo necesita para un bue funcionamiento. Sin embargo, también es importante aclarar que el maní es alto en grasas y tiene más calorías que el azúcar.

Entre algunos de sus principales aportes nutricionales destacan las vitaminas del complejo B, niacina, riboflavina, tiamina, ácido pantoténico y vitamina E, entre otras. En cuanto a sus minerales, podemos resaltar que el maní es rico en potasio, manganeso, cobre, calcio, magnesio, hierro, selenio y zinc. Aunque es considerado un alimento rico en calorías, el maní puede llegar a prevenir el aumento de peso y aumenta la sensación de saciedad en nuestro organismo. (Ver artículo: Garbanzos)

el-maní-7

Colesterol

Hemos venido repasando algunas de las propiedades y beneficios que nos aporta el consumo del maní, un fruto seco que pertenece a la familia de las leguminosas y el cual ha sido cultivado desde hace miles de años para el aprovechamiento de sus semillas. Algunos lo consideran como una golosina por su sabor, pero lo cierto es que contiene muchos nutrientes de alta importancia para el organismo y la prevención de múltiples enfermedades.

En la parte anterior del artículo hablamos acerca de la información del maní sobre la composición nutricional y mencionamos que contiene proteínas de origen vegetal, ácidos grasos pollinsaturados y monoinsaturados, ácidos omega 3 y 6, fibra, vitaminas, además de importantes minerales como calcio, hierro, manganeso, selenio, zinc y potasio. Gracias a su perfecta combinación de nutrientes, se da mucha importancia del maní ya que representa una excelente alternativa para atacar muchas enfermedades, una de ellas, el colesterol.

Son precisamente las propiedades del maní las que brindan una sensación de saciedad prolongada en el organismo gracias a la combinación de proteínas y fibra, lo cual nos ayuda a perder peso. Es importante aclarar que al menos el 80 por ciento de las grasas del maní es insaturada (ácidos oleico y linóleo) que pueden reducir el nivel de colesterol LDL y de triglicéridos en la sangra.

¿Qué contiene el maní? también contiene beta sitosterol y resveratrol que son sustancias relacionadas con el cuidado de nuestro corazón. Además contiene arginina, un aminoácido encargado de relajar las paredes de las arterias y limita la acumulación de plaquetas obstructivas, es por ello, que el consumo del maní es altamente aconsejable para evitar ciertas complicaciones cardiacas y arteriales como la trombosis.

En el mercado internacional podemos encontrar diversos alimentos saludables y recomendados para reducir los niveles de colesterol malo (LDL), uno de los que integra la lista de productos aconsejables es el maní, ideal para incorporar a una dieta para tratar la hipercolesterolemia. El maní es un fruto seco que aporta excelentes beneficios saludables para mejorar la calidad de vida y mantener sano el sistema cardiovascular.

Propiedades del maní o cacahuete

El maní se considera un alimento apto para tratar algunas afecciones como el colesterol gracias a su aporte de ácidos grasos omega 3 y 6, lo que aumenta la síntesis de colesterol HDL (bueno) y reduce la formación de colesterol LDL (malo). Es una realidad que el maní tostado ayuda a bajar el colesterol, de hecho, muchos especialistas recomiendan un consumo de 50 gramos de maní para lograr reducir el LDL.

Los niveles altos de colesterol en nuestro organismo podrían representar un factor sumamente peligroso, incluso, es una de las principales causas de brote de enfermedades cardiovasculares mortales en el mundo. Sin embargo, existen medidas que podemos tomar desde la comodidad del hogar para disminuir los niveles de colesterol, una de ellas es modificando la forma de alimentarnos, incluyendo en la dieta, algunos productos como el maní tostado, el cual puede ayudar a disminuir los niveles de colesterol, aunque siempre es bueno consultar a un médico antes de intentar resolver cualquier situación médica.

Por todas estas razones y propiedades nutritivas es que el maní se considera como una de las mejores opciones para ser incorporadas en nuestra dieta básica con la finalidad de bajar el colesterol malo. Lo mejor de todo es que este fruto seco puede ser consumido de distintas maneras, ya sea en ensaladas, patos calientes e incluso como merienda o colación. No olvides que en este alimento encontramos fibra, la cual nos ayuda a depurar el organismo, atrapando y eliminando el exceso de grasas consumidas a través de los alimentos, por eso, reduce su absorción. (Ver artículo: El mango)

Vitaminas

El maní está considerado por muchos especialistas como uno de los frutos secos más saludables y completos a nivel de nutrientes. Este tipo de alimentos resalta no sólo por sus atractivos beneficios para el organismo, sino que además nos aporta excelentes propiedades entre las que podemos mencionar los minerales y las tan necesarias vitaminas.

Precisamente en esta parte de nuestro artículo estaremos conociendo un poco más sobre las principales vitaminas del maní. Comencemos diciendo que un cuarto de taza de porción de este fruto puede llegar a contener más de un 15 por ciento del valor diario de vitamina E, niacina, tiamina y ácido fólico.

el-maní-9

Esto quiere decir que el maní, aunque se consume en pequeñas cantidades, logra aportar los minerales y vitaminas que nuestro organismo necesita de forma diaria para tener un buen desarrollo y evitar la aparición de muchas enfermedades. Entendemos por valor diario a la cantidad que se necesita en una dieta de al menos dos mil calorías.

Por ejemplo las porciones de vitaminas del maní contienen aproximadamente 5 UI (3,7 mg) de vitamina E, o 16,7 por ciento del valor diario. ¿Qué contiene el maní? También contiene un aproximado de 0.23 mg de tiamina o vitamina B1, 4.4 mg de niacina o B3 y 87.5 microgramos de ácido fólico. En el maní también encontramos otro tipos de vitaminas del complejo B (Riboflavina, biotina, vitamina B6).

Es así como se presenta como una excelente fuente vitamínica gracias a su contenido de: Vitamina A, B3, B9, biotina y E. La primera de ella, la vitamina A, es una de las más importantes de todas, ya que, nos ayuda a mantener la salud de la vista entre otros beneficios para el organismo. Además los ácidos grados esenciales resultan de gran utilidad para el control del colesterol.

Están comprobado por muchos estudios que el maní es una de las pocas frutas que contienen más del 80 por ciento diario de biotina y aproximadamente el 27 por ciento del requerimiento diario de la niacina. Incluir el maní en nuestra alimentación básica resultará una de las mejores decisiones que podemos tomar, ya que, este producto contiene al menos 30 nutrientes esenciales para el ser humano, no sólo es rico en vitaminas, sino que también resalta por sus altísimos minerales como fósforo, folato, fibra y potasio.

Beneficios

Cuando hablamos del maní automáticamente se nos viene a la cabeza una serie de beneficios interesantes que aporta este alimento a nuestro organismo. Para nadie es un secreto que el maní está considerado como uno de los frutos secos de mayor impacto para la salud del ser humano debido a que está compuesto de interesantes nutrientes que favorecen el buen funcionamiento de nuestro cuerpo y nos previene de infinidades de enfermedades.

En esta parte de nuestro artículo vamos a conocer algunos de los principales beneficios que logramos con el consumo habitual del maní, una fruta que cada vez cobra mayor cantidad de seguidores en todo el mundo. El cacahuate, como también se le conoce a este tipo de alimentos, posee altísimos nutrientes que resultan sumamente beneficiosos para el organismo humano, pero quizás usted no conoce de manera detallada cuales son los beneficios que aporta a la salud.

No te preocupes por eso, ya que, en esta parte estaremos hablando a profundidad sobre los principales beneficios del maní y su impacto en la salud de las personas. Lo primero que debemos aclararse es que el maní debe ser consumido de forma restringida, es decir, no se puede abusar de su consumo debido a que se trata de un alimento rico en calorías.

A pesar de su elevado aporte calórico, muchos especialistas en el mundo recomiendan cada vez más incluir el maní en la dieta cotidiana de todo tipo de personas, ya que, resulta muy provechoso por el alto nivel de grasas monoinsaturadas y proteínas que contiene. Se considera un alimento ideal para enfermos celíacos, además que ayuda a las personas a reducir el nivel de colesterol en la sangre.

El maní es ideal consumirlo cuando las mujeres están embarazas o aquellas que desean tener un bebé debido a que es un alimento que aporta gran cantidad de ácido fólico el cual ayuda a una correcta ovulación antes del embarazo y aun buen desarrollo del bebé, evitando malformaciones y problemas de gestación. También es beneficioso para equilibrar nuestro hígado, a pesar de las grandes cantidades de grasa que contiene el maní.

Este sabroso fruto seco está considerado como un excelente aliado natural para tratar problemas de depresión en las personas, ya que, ayuda a generar niveles altos de serotonina en el cerebro, logrando de esa manera un mejor control hormonal en nuestro organismo. Para quienes se encuentran realizando algún proceso de adelgazamiento, el maní también es beneficioso debido a que ayuda a calmar la ansiedad a la hora de comer.

el-maní-11

El maní está descrito por muchos expertos en temas de alimentación como una excelente fuente de energía, esto a pesar de su elevado aporte en cuanto a calorías se refiere (567 calorías por cada 100 gramos consumidos). Cuenta con un valor nutricional envidiable y por ello aporta extraordinarios beneficios a nuestro organismo, como por ejemplo, disminuir el colesterol LDL o conocido como colesterol malo, aumentando a su vez el colesterol bueno.

El consumo de maní también puede resultar altamente beneficioso para reducir el riesgo de padecer cáncer de estómago gracias a la alta cantidad de antioxidantes poli-fenólicos, principalmente el ácido p-cumárico. Esa sustancia logra el efecto de disminuir el riesgo de sufrir cáncer en el estomago al inhibir la formación de nitrosaminas carcinógenas en nuestro estómago.

Otro de sus principales beneficios tiene que ver con la protección del organismo humano ante enfermedades relacionadas con el corazón, las enfermedades de los nervios y el Alzheimer debido a su contenido de antioxidante poli-fenólico el cual se cree puede prevenir las enfermedades cardiacas y enfermedades de Alzheimer. Por su riqueza en minerales como el zinc y omega 3, el maní también resulta beneficioso para el cuidado del cabello.

¿Contiene gluten?

En la actualidad continúa siendo un tema de mucha polémica la presunta presencia de gluten en alimentos como el maní y en esta parte de nuestro artículo no pretendemos generar más confusión, sino por el contrario, revelar algunas de las hipótesis donde se señala que este tipo de frutos secos está libre de gluten. Lo primero que debemos aclarar es a qué nos referimos con el término “gluten”.

Pues bien, el gluten no es más que una proteína que se encuentra presente en muchos alimentos, especialmente en el trigo, el centeno y la cebada.  Muchos especialistas en temas de alimentación recomiendan no consumir productos que contengan este tipo de sustancias debido a que el gluten va generando inflamación, exceso de mucosidades en el cuerpo y acidificación del PH interno, lo que podría desatar muchas enfermedades en el organismo.

el-maní-12

Una de las principales enfermedades que produce el consumo de gluten en nuestro organismo es la celiaquía, considerada como una enfermedad crónica intestinal y una de las más frecuentes en países como Argentina, donde existen más de 400 mil pacientes diagnosticados y cada vez se reportan mayor números de personas con dicha patología.

La única manera de prevenir este tipo de enfermedades crónicas en nuestro organismo es evitando el consumo de ciertos alimentos, es decir, creando una dieta realmente balanceada y saludable. Por ejemplo el maní, por su origen, es un alimento libre de gluten por lo cual es apto para ser consumidos por personas celiacas, sin embargo, se estudia la posibilidad de que algunas presentaciones como los maní saborizados puedan contener gluten. (Ver artículo: El Gluten)

Proteínas

Una de las grandes potencialidades con las que cuenta el maní es sin duda alguna su alto valor proteico que hace de este fruto seco uno de los alimentos más ideales para nuestra salud debido a sus altas propiedades antioxidantes. El maní, además de contener importantes vitaminas y minerales, también es económica, por lo que su consumo no representa tantas complicaciones.

En esta parte de nuestro artículo hablaremos un poco sobre las proteínas del maní. Lo primero que podemos mencionar es que, a pesar de la cantidad que consumamos de este alimento, su aporte nutricional siempre será importante, por ejemplo, si solo consumimos 50 gramos de maní ya estaríamos logrando el aporte de 24 por ciento de las proteínas necesarias por el cuerpo humano, lo que evita la aparición de muchas enfermedades.

Precisamente el maní es altamente beneficioso para reducir los niveles altos de colesterol malo en la sangre gracias a la presencia de sus grasas monoinsaturadas y por ser rico en antioxidantes vitales para proteger el organismo de algunas enfermedades asociadas con el cáncer. Muchos especialistas recomiendan consumir al menos 50 gramos de maní diariamente para obtener un mejor aprovechamiento de todas sus propiedades.

el-maní-13

La alta fuente proteínica del maní hace que nuestro organismo presente una sensación de saciedad, por lo que este alimento es aconsejable para ser incluido en las dietas de adelgazamiento, además que contiene grasas insaturadas que se transforman en fuente vitales de vitaminas liposolubles. Especialistas aconsejan evitar el consumo de maní en niños menores de 3 años ya que podría ocasionar ardor estomacal y en la garganta.

Para la diabetes

Las personas que padecen diabetes en el mundo deben mantener un régimen alimenticio perfecto para evitar complicaciones de salud. Este tipo de enfermedad obliga a los pacientes a evitar el consumo de ciertos alimentos como harinas refinadas y azúcares, sobre todo los industrializados. Pero ¿Qué ocurre con el maní y cuál es su relación con la diabetes? Esa pregunta trataremos de resolverla en esta parte de nuestro artículo.

Lo primero que debemos decir es que el maní es un alimento recomendable para pacientes diabéticos, eso ya es una gran respuesta. El consumo de este tipo de frutos secos logra aportar excelentes beneficios para la salud, como por ejemplo, disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, controlar la glucemia y hasta reducir la aparición de otras tantas enfermedades cardiovasculares que suelen acompañar a esta enfermedad.

El maní es ideal para pacientes con diabetes debido a que se trata de un alimento que presenta un bajo índice glucémico, además de ser rico en proteínas, fibras y grasas saludables. La mayoría de los expertos en temas de nutrición aconsejan incluir este ingrediente en nuestra dieta básica y combinarlo con otros alimentos saludables. Es importante aclarar que el maní se debe consumir con moderación debido a su alto nivel de calorías.

Hablemos acerca del índice glucémico y la importancia del maní en pacientes con diabetes. Este índice se convierte en una excelente herramienta para la prevención y tratamiento de este tipo de enfermedades. Es importante saber que los alimentos están clasificados en función de su efecto sobre la glucosa en sangre. Por ejemplo el maní clasifica un mero 14 en el índice glucémico, lo que convierte en un alimento de bajo índice glucémico, apto para el control de la glucosa en sangre.

el-maní-14

El consumo de maní está asociado directamente con la prevención de enfermedades como la diabetes, al menos así ha sido demostrado por diversos estudios realizados en los últimos años, uno de ellos fue publicado por el Periódico de la Asociación Médica de los Estados Unidos en 2002 donde se demostró que el consumo de maní puede reducir potencialmente el riesgo de desarrollar diabetes, pero debido a su alto aporte calórico, este alimento debe ser consumido como sustituto de otras fuentes proteínicas como la carne, que son elevadas en grasas.

Variedades

En la actualidad es fácil observar en mercados internacionales distintos tipos de maní, sin embargo, algunos son más populares que otros y eso se debe a distintas características, una de ellas tiene que ver con el sabor, el cual puede variar un poco dependiendo de la variedad que consumamos. En esta parte de nuestro artículo trataremos de conocer las variedades de maní más importantes en el mundo.

Comencemos resaltando que una de las variedades de maní o cacahuete como también se le conoce a este tipo de frutos secos más empleadas en el mundo es la Española, también existen variedades como la Roja Tennessee que está destinada a la alimentación animal y la Virginia que se usa para la extracción de aceite. Según muchos conocedores de la materia, las variedades que más se cultivan en el mundo y que son distribuidas en prácticamente todos los continentes son precisamente estas tres: Virginia, Española y Roja Tennessee.

Sin embargo, esas no son las únicas tres variedades de maní que existen en el mundo, por ejemplo, en países como Brasil crecen algunas especies de forma espontáneas, una de ellas es la Arachis Prostata, hoy en día nombre científico del maní, la cual se viene cultivando desde hace miles de años en esa parte del mundo. Lo cierto en todo caso es que las variedades de maní se clasifican en dos grandes grupos: Las de planta erecta y las de tipo rastrero.

Las variedades que se comercializan en el mundo en su mayoría pertenecen al primer grupo (Planta erecta) siendo la Virginia una de las de mayor producción global. Este tipo de maní se cultiva principalmente para la producción de aceite, forraje y consumo humano mientras que la Española tiene funciones especialmente para tostar.

Es importante mencionar también que cada zona ha logrado producir sus propias variedades de maní, algunas de ellas han traspasado las fronteras y obtenido una alta popularidad en distintos continentes. Por ejemplo está el maní malgache o guisante de tierra que es originario de África Tropical y su expansión ha llegado hasta Asia y otras zonas de Australia y Centroamérica.

Existen infinidades de variedades de maní en todo el mundo, tanto así, que sería casi imposible nombrarlas todas, sin embargo, también están otros tipos menos conocidos pero con gran valor nutritivo y un inigualable sabor. Estamos hablando del maní japonés, maní rojo, maní verde y el maní inflado de los cuales estaremos descubriendo más en la siguiente parte de nuestro artículo. (Ver artículo: El Níspero)

Maní japonés

A pesar de su nombre, el maní japonés no es en realidad de Japón sino que es originario de México. La historia que esconde esta variedad de fruto seco es bastante interesante, lo cierto es que fue un inmigrante japonés el encargado de desarrollarlo en tierras aztecas durante el año 1945. El inmigrante de Japón fue Yoshigei Nakatani.

El maní japonés es una de las variedades más populares en México y actualmente forma parte de los ingredientes indispensables en la gastronomía típica de esa cultura debido a su sabor inigualable que refleja una mezcla entre salado, dulce y un toque agridulce exótico, además la textura crocante del maní japonés lo hace aún más adictivo al paladar de los consumidores.

Una de sus principales ventajas es que puede ser consumido durante cualquier hora del día gracias a su facilidad de prepararlo e incluso acompañarlo con otros alimentos. Este tipo de maní se puede emplear para una picada junto a fiambres y quesos, aunque también es popular cuando se está tomando cerveza o whisky como forma de pasapalos.

el-maní-16

El maní japonés es preparado con una corteza de harina de trigo y contiene prácticamente las mismas propiedades nutritivas y beneficios del maní tradicional, aunque también es cierto que este tipo de alimentos contiene un leve aumento del nivel calórico en comparación con el maní que estamos acostumbrados a consumir comúnmente. En lo que respecta a todo sobre el maní japonés contiene grasas buenas que ayudan a prevenir enfermedades cardíacas, reducir el colesterol y hasta bajar de peso.

Maní rojo

Quizás una de las variedades más saludables y recomendables de todas es el maní rojo debido a la alta presencia de antioxidantes que resultan vitales para un buen comportamiento de nuestro organismo. Muchos estudios han revelado que consumir el maní junto a su piel roja puede resultar altamente beneficioso debido a las sustancias que contiene.

La piel del maní de un intenso y atractivo color rojo resulta una de las partes más nutritivas y beneficiosas de este alimento. Un estudio reveló que la piel de este fruto seco contiene antioxidantes y ese gran efecto lo desaprovechamos cuando intentamos eliminar su piel. Precisamente la piel de este producto contiene fenoles naturales con propiedades antioxidantes de gran importancia para nuestro organismo.

Maní verde

¿En realidad existe un maní de color verde? Pues no. Cuando hacemos referencia a esa palabra no estamos refiriendo al término usado para describir al maní fresco de gran que no se ha deshidratado. Este tipo de maní verde se puede encontrar con facilidad en tiendas y supermercados internacionales además de distribuidores de alimentos y mercados de agricultores sobre todo durante el periodo de cosecha.

Opuesto al maní verde encontramos el maní crudo o deshidratado el cual está sin cocer y listo para ser hervido después de ser re-hidratado, también está el maní tostado, ese por el contrario ya ha sido cocinado y no es necesario pasarlo por un proceso de hervido. Ahora bien ¿Para qué es necesario hervir el maní verde? Tratemos de descubrirlo a continuación.

Hervir maní verde se ha convertido en una de las mejores y más populares tradiciones en el sureste de los Estados Unidos donde se suelen cultivar los maníes en pequeños huertos como en granjas de grandes magnitudes. El maní verde también es popular en otras culturas como en la India, Nigeria, China, Australia y Filipinas. Someter el maní verde al hervido hace que el producto sea más saludables para nosotros debido a que tienen más antioxidantes.

¿El maní es un fruto seco?

Históricamente ha existido una gran polémica sobre la definición del término maní ya que para algunos expertos en temas de alimentación este producto se trata de una legumbre mientras que para otros no es más que un fruto seco. No pretendemos generar más polémica en este artículo sino compartir algunas de las hipótesis que revelan que el maní es una legumbre y no un fruto seco.

A pesar de que la mayoría de las personas en el mundo identifican el maní como un fruto seco, la realidad es que los cacahuetes (como también se le conoce a este alimento) pertenecen a la familia de las leguminosas, específicamente a la familia de los guisantes, siendo así uno de los aperitivos más usados para consumir entre comidas, bien sea mientras vemos televisión o disfrutamos de algún espectáculo en específico.

Sin duda se nos hace bastante raro que el maní pertenezcan a la misma familia de los guisantes, tanto así que son considerados como primos hermanos. A pesar de todo esto las personas continúan incluyéndolos en el grupo de frutos secos, sin embargo, eso solo se ha dado debido a su sabor un tanto dulce y a la manera de servirlos como snack al igual que ocurren con las almendras y pistachos.

El maní en el embarazo

Muchas creencias populares se habían encargado de desprestigiar el poder del maní durante el proceso de embarazo en las mujeres, señalando que podría ser perjudicial para la salud del bebé, sin embargo, recientemente han surgido muchos estudios que demuestran todo lo contrario. Lo cierto es que aquellas mujeres que no son alérgicas al maní pueden consumirlo sin ningún problema durante el proceso de gestación.

el-maní-20

El maní es altamente beneficioso para las mujeres embarazadas e incluso para aquellas que desean embarazarse debido a que este tipo de alimentos poseen una elevada cantidad de ácido fólico que ayuda a una correcta ovulación antes del embarazo y aun adecuado desarrollo del bebé, previniendo algunas patologías como malformaciones y problemas de gestación.

¿Qué contiene el maní? Es una realidad que el maní contiene grandes cantidades de grasa, sin embargo, éstas en su mayoría son buenas y favorables para la salud de todas las personas, en especial de las mujeres embarazadas ya que su consumo ayuda al hígado a equilibrar el funcionamiento y al páncreas a procesar más fácilmente el azúcar. El consumo de maní también ayuda a incrementar los niveles de serotonina en el cerebro, generando un mejor equilibrio hormonal.

Maní con cáscara

Existen muchas presentaciones de maní en el mercado internacional pero una de las más tradicionales que podemos observar en tiendas y supermercados son los maní con cáscara que en su mayoría son comercializados en bolsas y luego el consumidor se encarga de eliminar la cáscara y probar finalmente el fruto seco. Una de las ventajas de este tipo de presentaciones es la facilidad de consumir el producto sin alteraciones químicas.

Lo mejor de todo es que el maní con cáscara es igual de saludable que todas las demás presentaciones. Estamos frente a un superalimento, pues el maní propiedades nutricionales tiene una alta cantidad de proteínas, por lo que su consumo es recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Expertos en temas nutricionales lo aconsejan durante la infancia, la adolescencia y el embarazo.

El maní con cáscara presenta las mismas propiedades nutritivas y beneficios a la salud que el resto de las presentaciones que encontramos en el mercado. Este tipo de maní es muy popular durante las reuniones familiares o simplemente para consumir entre comidas, como forma de merienda. De hecho se comercializa mucho en espectáculos musicales y deportivos.

La cáscara del maní se puede consumir sin ningún problema, además que está comprobado que nos aporta una interesante cantidad de fibra para el organismo. Hay muchos tipos de maní, por ejemplo, está el popular que se consume como complemento de una cerveza, ese se puede comer con cáscara o sin ella. También está el maní japonés que es redondo y un poco más grande que viene sin cáscara y un tercer tipo de maní que su cáscara es más dura y por lo general no se consume.

Maní con miel

Quizás sea una de las mejores combinaciones que podemos realizar desde la comodidad de nuestro hogar, sobre todo si estamos necesitados de una buena dosis de dulce. El maní con miel se ha convertido en una de las elaboraciones preferidas de muchos consumidores en el mundo, aunque también es una realidad que representa un riesgo para quienes sufren de azúcar debido a su combinación explosiva.

Con el maní se puede elaborar infinidades de platos desde los más sencillos hasta los más exquisitos, pero cuando se le agrega la miel como ingrediente extra la creativa se vuelve aún mayor. Una de las recetas más populares es el maní rostizado con miel el cual se ha convertido es una de las alternativas más idóneas para acompañar cualquier festividad en casa. No olvidemos que el maní es un excelente aliado para nuestra salud cardiovascular, demás que contiene extraordinarias propiedades anticancerígenas.

¿Maní o cacahuete?

Dos palabras pero con el mismo significado: Ocurre mucho que las personas creen que cuando hablamos de maní nos referimos a un alimento y cacahuete a otro muy distinto, sin embargo, la realidad es que ambos representan una misma terminología y que puede emplearse sin ningún tipo de problemas. Tanto maní como cacahuete son válidos para referirnos a este atractivo e inigualable alimento.

El nombre científico del maní o del cacahuete por lo general se emplea en países como México y hace referencia a la semilla comestible de la planta Arachi Hypogaea la cual es una planta anual que pertenece a la misma familia de los guisantes. El fruto contiene unas semillas que son bastantes apreciadas en la gastronomía, aunque mundialmente es conocido como un fruto seco más.

Planta

Una de las grandes curiosidades del maní es que no crece en los arboles tal y como ocurre con otros frutos secos como las nueces. La planta del maní está considerada como una de las más inusuales de todas debido a que florece por encima del suelo, aunque el maní crece debajo de la tierra, por ello es una planta única en su estilo.

Muchos aseguran que la planta del maní tiene sus orígenes en América del Sur donde los Incas comenzaron a cultivarla desde hace más de tres mil años, es por ello, que ese grupo indígena considera este alimento como un símbolo de estatus y hasta lo usaban como dinero. Las flores de esta planta son de color amarillo y se auto polinizan.

Cuando culmina el proceso de polinizados los pétalos comienzan a caer en el suelo, luego los tallos empiezan a alargarse hasta doblarse en dirección hacia la tierra donde finalmente crecen. Precisamente es debajo de la tierra donde el ovario forma una vaina de maní en la punta de cada tallo que se va agrandando con el paso del tiempo hasta formarse los maníes.

Maní molido

Con el maní se puede elaborar infinidades de degustaciones pero sin duda alguna una de las más preferidas por los consumidores son aquellas donde el dulce prevalece. Los dulces de maní cada vez ganan más seguidores, especialmente los preparados con maní molido. En países como República Dominicana este tipo de dulces de maní molido son muy populares y es normal observar una venta en cada esquina.

Para elaborar este tipo de dulce es muy sencillo. Lo primero que hay que hacer es moler el maní, luego poner a hervir la azúcar, miel de abeja y la leche evaporada por unos cinco minutos hasta que esté un poco espeso y después se le agrega el maní molido, se mezcla bien hasta llevar a la meseta y guardar en la nevera hasta que se convierta en una pasta.

el-maní-25

Dejar Comentario