≡ Menu




La Physalis: origen, propiedades, nutrición, y mucho más

A continuación se mostrará un artículo en donde se explicará el origen de la Physalis, la cual es una fruta que posee numerosas propiedades que son beneficiosas para la salud del ser humano.

La Physalis

Origen de la Physalis

La uchuva mejor conocida como La Physalis peruviana, es una de las frutas más importantes que se  originaron en la región andina, la misma se encuentra en  su máxima explotación para ser exportada a países exteriores como Colombia. Asimismo es necesario mencionar que para el desarrollo del cultivo es necesario conservar los mecanismos que utilizan los agricultores para cosechar la misma.

También se presentan las especies relacionadas con el cultivo y que pueden representar recursos genéticos de interés para la mejora de la uchuva. En lo que respecta a las colecciones de germoplasma, tanto en Colombia como en otros países existen colecciones con un importante número de accesiones. Varios trabajos de caracterización morfológica y bioquímica de germoplasma, sobre todo realizados en Colombia, han permitido describir la diversidad de este cultivo para caracteres de interés.

También se han llevado a cabos algunos estudios de marcadores moleculares y de secuenciación de transcriptasa que proporcionan información y herramientas de interés en el manejo de los recursos genéticos y mejora genética de la uchuva. En definitiva, la utilización y puesta en valor de los recursos genéticos de uchuva será esencial para un mayor desarrollo del cultivo.

La-physalis-1

La uchuva ( La Physalis peruviana L.) es un cultivo de origen herbáceo que se dio origen en las regiones andinas para ser consumida por las mismas tribus que para ese entonces habitaban en ella, es de suma importancia ya que posee propiedades de gran importancia para el ser humano, los cuales se refieren a un fruto jugoso, redondo,de color amarillento y de muy rico sabor. 

Una de las características más importantes de la uchuva con referencia a otras frutas es que la misma se encuentra completamente cubierta por las hojas de la planta. Aunque la misma ha sido considerada como uno de los cultivos más importantes de la región andina por su contenido nutricional, hoy en día su cultivo está teniendo una gran exportación a nivel mundial. Sin embargo, la escasez de los recursos tecnológicos hacen que hasta el momento el fruto sea limitado.

La Physalis peruviana recibe el nombre por su investigador Linneo quien fue quien la encontró en la región de los Andes. Sin embargo, otros de sus nombres le han sido otorgados, ya sean variedades de la misma Physalis. Entre estos se encuentran: Alkekenge pubescens Moench, Hershelia edulis, La Physalis edulis, La Physalis barbadensis, La Physalis esculenta, La Physalis incana, La Physalis latifolia, La Physalis pubescens, Physalis tomentosa, y La Physalis tuberosa Zaccagni.

La-physalis-2

En lo que respecta a los nombres comunes más frecuentes por los que se conoce a la especie Physalis peruviana L. entre estos se incluyen: uchuva, uvilla, capuli, aguaymanto, bolsa de amor, amor en bolsa, cuchuva, topo-topo, motojobobo embolsado, sacabuche, yuyo de hojas. En inglés se conoce comúnmente como “cape gooseberry”, atribuyéndose dicho nombre al hecho de que el fruto está cubierto por una capa (cáliz acrescente) o, alternativamente, a que fue introducida en Australia desde la Ciudad del Cabo. También recibe otros nombres en este idioma, como “goldenberry” o “Peruvian cherry”.

Propiedades

Como bien sabemos muchas personas describen a la uchuva como frutal de gran importancia debido a las características fisicoquímicas y nutricionales que posee y a la relación de sus componentes fisiológicamente activos con efectos benéficos sobre la salud humana, tales como carotenoides, esteroles, actividad antioxidante por su contenido de polifenoles y vitaminas, actividad antiinflamatoria y antimicrobiana por su contenido exclusivo de fisalinas y withanolidos. Así mismo, diversos investigadores mediante el estudio de la actividad antioxidante de P. peruviana, pudieron determinar que dicha actividad puede ser aportada por el contenido de flavonoides y de otros compuestos de interés aún por descubrir.

La-physalis-3

La uchuva es un cultivo andino con un amplio potencial al igual que las judías blancas. La existencia de colecciones de recursos genéticos, junto con una importante diversidad en el cultivo, permitirán el desarrollo de materiales seleccionados y nuevas variedades mejoradas. En particular, la utilización de materiales seleccionados con altos contenidos en compuestos bioactivos será de gran utilidad para la puesta en valor del cultivo. ( Ver artículo: Judía blanca).

Las nuevas herramientas de la biotecnología contribuirán a aumentar la eficiencia en el manejo de los recursos genéticos y su utilización en mejoramiento en base a la producción de la misma. En definitiva, la conservación y utilización de los recursos genéticos de uchuva serán una pieza clave para conseguir un mayor desarrollo del cultivo, lo cual beneficiara a la economía local de las regiones andinas.

Esta nutritiva fruta puede ser consumida de manera cruda, lo mas importante es que sepamos que debemos lavarla antes de consumirla aun sabiendo que viene cubierta por unos pétalos, también la podemos consumir en forma de jugo ya que es muy beneficiosa para nuestra salud y contiene minerales y proteínas necesarias para nuestro organismo e importante para nuestra salud, lava la fruta antes de consumirla.

Desde hace mucho tiempo, la uchuva posee o mejor dicho se encuentra en el segundo lugar en exportaciones (después de la sandía) y es un cultivo que se encuentra en campos de producción que siempre tienden a ser exportable lo que exige el conocimiento de  los efectos climáticos en la vegetación y cómo esta afecta el fruto y la salud del ser humano.

La producción de uchuva está condicionada por los factores ambientales de la zona de cultivo. El óptimo de estos factores puede presentarse en un rango amplio, estando las condiciones físicas, la estructura celular y los diferentes procesos bioquímico ínter relacionados entre sí; aunque en detalle cada uno de ellos puede tener un valor optimo diferente.

Nutrición

El fruto de uchuva es muy apetecido por su sabor y por sus propiedades funcionales y medicinales. Es considerado como un super fruto por su alto contenido de vitaminas, minerales y fibra. Es un fruto altamente perecedero con comportamiento climatérico que durante la maduración cambia de color verde a naranja, incrementa el contenido de azucares solubles, principalmente sacarosa, su actividad antioxidante aumenta y se manifiesta el aroma característico del fruto compuesto principalmente por hidroxiesteres.

Cabe destacar que hay alimentos que en cierta forma hacen que sea necesario su consumo es por esto que es vital que sea consumido por el ser humano para así de esta forma obtener cada uno de los valores nutricionales que son requeridos por los médicos. Por otra parte este alimento garantiza de cierta forma cada uno de estos, sin embargo el mismo no siempre se puede encontrar en los mercados debido a su escaso mecanismo tecnológico.

La-physalis-5

La uchuva (Physalis peruviana L.), es un fruto redondo de 1,25 a 2,50 cm de diámetro y de 4 a 10 g de peso, en cuyo interior se encuentran entre 150 y 300 semillas. Se forma y permanece dentro de un cáliz durante todo su desarrollo; y para su maduración necesita entre 60 y 80 días. Este fruto se destaca por su alto contenido en antioxidantes (ácido ascórbico y provitamina A), fósforo, hierro, proteína y fibra. Recientemente se le ha incluido en la lista de los “Super frutos” por su alto contenido de vitaminas, minerales y fibra

Los frutos durante la maduración y/o pos-cosecha presentan varios cambios metabólicos. Algunos frutos presentan producción auto catalítica de etileno, lo cual ocurre junto con el incremento en la tasa respiratoria, estos frutos son clasificados como frutos climatéricos. Mencionan que este fruto tiene

La-physalis-6

Propiedades antiespasmódicas, diuréticas, antisépticas, analgésicas y sedativas, ayuda a fortalecer el nervio óptico, alivia los problemas de garganta, favorece la eliminación de los parásitos intestinales y amebas. También se ha reportado que el consumo diario de frutos puede contribuir a la disminución de problemas de diabetes, y hasta el momento no existen reportes que indiquen efectos adversos.

¿Es tóxica?

A simple vista es difícil deducir si la misma es una planta que puede llegar a ser tóxica sin embargo con el pasar de los años su consumo interno a través de los mercados han dado a entender que la misma contiene propiedades nutricionales, ricas en vitaminas y minerales. Algunos de sus beneficios son en cierta forma disminuir el riesgo de enfermedades las cuales puedan perjudicar a la salud, es por esto que cumple funciones antioxidantes y la misma presenta un gran contenido de proteínas como lo son los carotenoides.

La-physalis-4

Los informes de proteína en Physalis peruviana L. muestran valores que van desde 1,1 g hasta 1,5 g, e incluso se tienen reportes de 1,9 g, considerado como un buen contenido de proteína (igual que las hojas de mostaza), pero no se detalla el contenido de aminoácidos, de manera que no puede determinarse la calidad de la proteína. Para la especie Physalis pubescens L reportan contenidos de aminoácidos esenciales; isoleucina 42,97 mg, valina 39,92 mg y triptófano 39,83 mg en 100 ml de jugo de fruta. (Ver artículo: Hojas de Mostaza).

En los últimos años se han llevado a cabo diferentes alimentos a partir de dicha planta, en su mayoría por la presencia  de compuestos activos en busca de una energía de los mismos, con los nutrientes propios de la uchuva, otros que por lo general tienden a ser por procesos quimicos y fisicos. Así como también el uso diversos mecanismos que ayuden a mantener a la planta saludable y rica en nutrientes. Por ende esta es una fruta que no es tóxica ya que como se puede observar, presenta una gran diversidad en cuanto a proteínas, minerales y vitaminas.

La Physalis Angulata

Son bejucos, hierbas, sufrútices o pequeños arbustos trepadores, dioicos o con flores hermafroditas, con rizomas o tubérculos. Hojas alternas u opuestas, simples, de lanceoladas a cordiformes, enteras, persistentes, con una sola vena o 3-9 venas principales palmeadas y venas secundarias transversales más o menos  reticuladas; pecioladas o subsésiles; estípulas persistentes. Inflorescencias generalmente ramiformes o espiciformes, a veces, flores solitarias. Flores hipóginas, actinomorfas, pediceladas.

La-physalis-13

Por otra parte posee pétalos, en dos verticilos apenas diferenciados, libres o soldados en la base. Estambres, generalmente libres, a veces unidos en la base o incluso para formar un tubo; anteras basifijas, tetraesporangiadas, dehiscentes por fisuras longitudinales; polen sin aperturas. Ovario tricarpelar, raramente unicarpelar, súpero, uni o trilocular, rudimentos seminales ortótropos, hemianátropos o campilótropos, péndulos, en placentación axilar. Fruto carnoso. Semillas con embrión recto y endospermo endurecido, que almacena aceites.

La Physalis Alkekengi

La physalis alkekengi se define como una planta con base robusta, posee varios rizomas de más de 5 mm de diámetro y varios metros de longitud, vertical, es una planta poco ramificada, de color marrón, con numerosas raíces, en cada uno de los cuales aparece varias membranas, de 20 mm. Asimismo presenta un tallo hasta de 6 m de longitud, estriado, ramificado, glabro, más o menos cubierto por espinas, rectas o que por lo general tienen a ser curvas.

Posee hojas generalmente cordiformes, alguna vez lanceoladas, sagitadas o incluso reniformes, agudas, más o menos apiculadas, a veces, obtusas, glabras, coriáceas, ocasionalmente con manchas blancas; lámina (15) 42-68 (103) × (4,4) 24-59 (103) mm, con el seno de (0) 4-13 (38) mm, margen entero, generalmente con espinas de 0,4-2,4 mm, y con 3-5 nervios principales prominentes (en ocasiones el nervio medio lleva espinas de 1,3-3,2 mm por el envés) y nerviación secundaria más o menos reticulada; pecíolo de 2,2-37 mm de longitud.

En ocasiones con espinas de 0,5-3,8 mm; vainas estipulares 1-6,8 mm, adnatas al pecíolo, hacia cuyo ápice nacen 2 zarcillos (1 por cada estípula), de 23-70 mm, no ramificados, muy retorcidos (en algunas formas extremas pueden faltar).

La-physalis-12

Cabe destacar que los tépalos de las flores masculinas son de un color blanco claro, algo pequeños, estrechos, y suaves; los externos suelen medir entre 4 mm y 5 mm, son principalmente encorvados, con 1 nervio, los nervios internos son entre 4 mm y 9 mm. 

Asimismo los tépalos de las flores femeninas presentan un color blanco muy claro, algo pequeños, estrechos, robustos; los externos pueden llegar a medir entre 2,4-4,2 mm. Poseen en su interior folios que miden hasta 0,5-1,3 mm, se caracterizan por estar en líneas, con textura rustica. Su ovario mide casi 2 mm; sus estigmas 1 mm. Fruto 4,1-9,6 mm de diámetro, de un rojo obscuro principalmente, casi negro en la madurez. Semillas que pueden medir entre 3 mm y 4 mm.

La Physalis Pruinosa

Es una planta erecta, hierbas anuales fuertes, viscosas pubescentes por todas partes. Tallos (jóvenes) y venas principales de hojas cubiertas de pubescencia vellosa entremezcladas con glándulas de tallo corto; tallos de hasta 1 m de alto, angulosos, fistulosos. Hojas simples, dispuestas en espiral, individuales en cada nudo, 5-12 × 4-8 cm, ovadas, oblicuas en la base, redondeadas, margen sinuado-dentadas por encima del medio, acuminadas, de color verde claro. Pecíolos de 5-10 cm. Flores solitarias, axilares, pequeñas, de 1.5-2 cm de ancho, pedicelos erectos, 2-5 cm. Ápice del cáliz de hasta 0.8 cm, subulado.

Posee una corola acampanada, de color amarillo pálido, de 1.5-2 cm de ancho, garganta con 5 manchas discretas de color verde oscuro. Estambres 5, filamentos de 0.2-0.4 cm de largo, ejercidos, glabros, epipétalos; anteras de hasta 0.4-0.6 cm de largo, amarillas. Carpel 0.3-0.4 cm, Ovary globosa; terminal de estilo, estigma verde.

La-physalis-14

Asimismo tiene pedicelos frutales caídos, que se extienden hasta 6 cm. Cáliz fructífero más largo que ancho y gradualmente acuminado en el ápice, córtex fructífero ápice 1-2.5 cm de largo, velloso, inflado, profundamente hundido en la base, de 5 ángulos, reticuladamente veteado, glabrescente, acuminado. Frutas persistentes, no cayendo; alternativamente nacido de la primera dicotomía. Bayas gris-verde, 1-2 cm de ancho. Semillas muchas, 0.3-0.4 cm, ovoides, reniformes, parduscas y sin hueso.

¿Cómo plantarla?

La physalis peruviana mejor conocida como la uchuva se caracteriza por ser una planta fría, es decir, se caracteriza por encontrarse o cultivarse en zonas relativamente frías; hay países en donde la altitud abarca entre los 1800 msnm y 2800 msnm, y la temperatura puede llegar hasta unos 13°C. Asimismo como bien sabemos es una planta que se puede encontrar en cualquier tipo de suelo, es decir, se adhiere a cualquier situacion, tambien es importante resaltar que las altas temperaturas hacen casi imposible su floración.

La-physalis-7

Hay regiones en donde las superficies suelen ser muy elevadas y por ende la radiación solar hace que la physalis pierda su aporte y hace que la misma planta se desarrolle en un sistema rústico. Cuando se acerca la estación lluviosa (en donde las mismas duran varios días) hay que aprovecharla para la cosecha, debido a que esta hacen que los frutos de la planta crezcan con mayor eficacia. Es importante resaltar que no hay que abusar de la misma debido a que la planta puede resistir hasta 4 días de abundante agua.

En la producción comercial de la uchuva suelos sueltos, franco-arenosos o francos- arcillosos, con profundidades efectivas de 60 cm son óptimos. La deficiencia de los minerales esenciales N, K y B son las que más perjudican el crecimiento y la producción de la planta. El calentamiento global y la adaptación a los agro ecosistemas actuales y futuros exigen la selección de lugares con temperaturas moderadas y nuevos genotipos adaptados a dichas condiciones adversas.

Como bien sabemos la uchuva ha sido desarrollada en diferentes campos para así conseguir cualquier tipo de oportunidad en el mercado internacional; sin embargo se sabe que la misma no cuenta con las tecnologías necesarias para que esta llegue a su máximo nivel, es por esto que dichos agricultores han desarrollado otras tecnicas que permitan explotar la misma. Cabe destacar que esta fruta ha tenido un gran impacto en la sociedad y por ende con esto se han encontrado diferentes variedades de uchuva, como bien sabemos se encuentra la physalis alkekengi, pruinosa y angulata.

 

La-physalis-8

No existe aún una diferenciación a nivel del material vegetal que se utiliza para la propagación del cultivo ni tampoco en la selección de la fruta para la exportación, pero si se están desarrollando estudios de diversidad citogenética de germoplasma con el fin de apoyar los programas de mejoramiento genético.

En la etapa de cosecha y pos cosecha se han venido desarrollando diferentes trabajos, cuyos resultados se recopilan en la presente publicación, la cual corresponde a una actualización de la cartilla “Manejos cosecha y pos cosecha de uchuva” fruto de un proyecto desarrollado por Corpoica y financiado por el Programa Nacional de Transferencia de Tecnología, PRONATTA del Ministerio de Agricultura.

Enfermedades y plagas

En esta especie cuyo producto se destina principalmente al comercio internacional los agricultores deben afrontar durante la etapa de producción y pos cosecha el manejo de las enfermedades, que ocasionan pérdidas en rendimientos y en la calidad del fruto al igual que en el caso del pomelo verde. En la mayoría de los casos se atribuye a la escasa información que existe sobre algunos de los problemas fitosanitarios y la deficiente y escasa aplicación de buenas prácticas de cultivo, medidas que junto a la integración de métodos de control preventivo favorecen la sanidad y rentabilidad del cultivo. (Ver artículo: Pomelo verde).

Manchamiento Vascular

El hongo que produce la enfermedad es un habitante del suelo, que aparece en varios registros bibliográficos presentando alta variabilidad genética que le permite tener formas especiales y razas sobre numerosas especies de plantas cultivadas dentro de las ornamentales, hortalizas y frutales.

La-physalis-9

El microorganismo se transmite por la siembra de plántulas afectadas, por las herramientas de trabajo contaminadas durante las labores de cultivo, por el transporte del inóculo en partículas de suelo adheridas a los zapatos de los operarios, o por contacto entre raíces de plantas enfermas y sanas.

Tiene la capacidad de sobrevivir por mucho tiempo en el suelo lo cual los inhabilita para ser cultivados con esta especie por periodos continuos; la falta de rotaciones periódicas permite que el microorganismo encuentre condiciones favorables para que el inoculo aumente a través del tiempo y logre inducir la enfermedad durante los primeros meses de siembra, disminuyendo la productividad del cultivo.

Carbón blanco de la hoja

El carbón blanco es una enfermedad que se desarrolla a partir de diversas lesiones que pueden empezar en la planta desde una edad temprana, esto se debe a que influye la humedad en la misma siendo esta superior a los 80%; una vez que la planta florece e inicia cada uno de sus procesos naturales esta enfermedad ataca principalmente a los folios. Asimismo la enfermedad se encuentra de forma frecuente entre los tejidos medios de las plantas (o en su defecto inferiores).

Es una de las enfermedades que se presenta en la mayoría de los cultivos ubicados en los departamentos de Cundinamarca y Boyacá, pero su mayor incidencia está relacionada con aquellas zonas de producción ubicadas a mayor altura sobre el nivel del mar; por los síntomas que ocasionalmente se presentan en los capachos puede llegar a ser limitante dado que afecta la apariencia y calidad de la fruta destinada a la exportación.

La enfermedad se manifiesta desde las plántulas que se encuentran en los viveros, hasta en plantas adultas; en este caso sobre la lámina foliar se observan pequeñas manchas cloróticas de un tamaño entre 2 y 4 mm, redondas y de bordes definidos que a medida que se desarrollan se levantan o se hunden; en algunas casos el centro de la lesión se muere, y toma una apariencia de “ojo de gallo”.

Manchas en tallos, hojas y peciolos

El patógeno emite el tubo germinativo en presencia de agua y tiene la capacidad de penetrar directamente la superficie de los tallos, ramas, hojas, peciolos y capachos de los frutos; es posible que algunas de las prácticas de cultivo, como podas inadecuadas estén favoreciendo su entrada, infección y desarrollo de la enfermedad.

La-physalis-10

La enfermedad se presenta en la mayoría de los lugares en los cuales se cultiva uchuva. Sin embargo, de acuerdo con observaciones realizadas en las diferentes zonas productoras del país es más severa por encima de los 2300 m.s.n.m. Es favorecida por altos periodos de humedad relativa, produciendo lesiones en toda el área foliar de las plantas lo cual limita la producción y afecta la calidad del producto, en aquellos casos donde el fruto se comercializa junto con el capacho o cuando afecta directamente al fruto.

Los síntomas de la enfermedad se manifiestan sobre hojas, tallos, ramas, ramitas, peciolos y frutos. En los tallos y ramas se observan sobre la corteza lesiones de color amarillo a cobrizo, que no presentan bordes definidos y que afecta gran parte de los tejidos de la planta. En la mayoría de los casos los tejidos enfermos se observan cubiertos por gran cantidad de picnidios. Estas áreas necrosadas producen la muerte de las zonas localizadas en la parte superior del tejido afectado y en algunos casos llegan a confundirse con los producidos por el marchitamiento vascular.

Manchas gris de las hojas y capachos

El patógeno produce en el envés de las hojas enfermas, abundantes estructuras que le dan una coloración grisácea y que corresponden a los conidióforos y conidios del agente causal; en los capachos el desarrollo del micelio y estructuras reproductivas se manifiestan directamente sobre la superficie del tejido afectado, dando una apariencia al tejido de color gris oscuro, que demerita la calidad del producto.

La caída de hojas y frutos enfermos al suelo como puede suceder en con la manzana, permiten la sobrevivencia del microorganismo para que inicie posteriormente nuevos ciclos de la enfermedad, mediante el inoculo que sobrevive en los residuos de cosecha. El desarrollo de la enfermedad es favorecido por las condiciones del clima en donde se alternan periodos cortos de lluvias y días secos. (Ver artículo: La Manzana).

Dejar Comentario