≡ Menu




El Tupinambo: origen, propiedades, beneficios y todo lo que debes saber

El Tupinambo es uno de los tubérculos comestibles menos conocidos en el mundo pero que posee altísimas propiedades nutritivas y sinfín de beneficios para nuestro organismo. Su nacimiento ocurrió en América del Norte, aunque con el paso del tiempo, se fue expandiendo por gran parte del planeta, incluso hasta llegar a Europa. Con la llegada de la patata su consumo bajó considerablemente, pasando a un segundo plano. Acompáñanos a conocer más sobre su origen, propiedades y beneficios.

el tupinambo

El Tupinambo: Origen 

Quizás por el nombre usted no conozca este tubérculo pero lo cierto es que el tupinambo se ha convertido en un alimento con altas propiedades nutritivas y múltiples beneficios para el organismo. Su origen comenzó en Sudamérica y se trata de una planta que tiene flores muy similares a los girasoles en cuanto a su forma y color. La planta se cultiva con el objetivo de obtener la raíz y se dice que comenzó a cultivarse incluso antes de la colonización de los europeos.

el-tupinambo-1

El Tupinambo es un tubérculo poco conocido en el mundo, sin embargo, en varios países se le conoce con diversos términos como por ejemplo batata de caña, criadilla de agua, batata tupinamba o aguaturma. Este alimento llegó al continente europeo en el siglo XVII y se tiene registro que las primeras plantaciones se llevaron a cabo en la ciudad de París en el año 1613, aunque poco después se extendió su cultivo por toda Europa.

Durante sus primeros años de cultivo el tupinambo se consumió mucho en el continente europeo, sin embargo, años más tarde su consumo se vio disminuido tras la llegada de la popular patata, que se convirtió prácticamente en el principal sustituto de este tubérculo. Muchos especialistas lo consideran como un alimento diurético, por lo que es altamente recomendable para las personas que padecen reumatismo o diabetes debido a su particular composición nutricional.

El Tupinambo tiene entre sus principales características que presenta una forma alargada y con nudos que en muchos casos puede llegar a medir unos 10 centímetros y en cuanto a su color éste puede variar, bien sea de blanco a rojo, morado o marrón. Tiene una textura muy parecida a la de una patata y su sabor suele ser ligeramente dulce. Muchos se atreven a compararla con la alcachofa, de hecho es de la misma familia.

Este tubérculo es originario específicamente del este de Norteamérica y su expansión por todo el mundo ocurrió de forma rápida, llegando a Francia en el siglo XVII. La planta y su fruto comenzó a consumirse favorablemente en muchas partes del mundo, en principio su consumo era acto tanto para la alimentación humana como para forraje.

El Tupinambo presentó un alto consumo durante sus primeros años de cultivo hasta que fue suplantada por la patata, llevándola a un segundo planto. Este tipo de alimento llama la atención principalmente por sus atractivas flores amarillas, son parientes del girasol pero de tamaño más pequeño y abundantes. El cultivo de el tupinambo se remonta a la época de los amerindios (indios americanos), antes de la colonización de los europeos. (Ver artículo: El Girasol)

Propiedades

El Tupinambo es un alimento altamente recomendado para su consumo debido a que posee excelentes nutrientes y aporta extraordinarios beneficios al organismo. Incluir este tubérculo en nuestra dieta diaria es una de las mejores decisiones que usted pueda tomar, entre otras cosas, por sus atractivas propiedades que conoceremos en esta parte de nuestro artículo.

el-tupinambo-2

Entre las principales propiedades que contiene el tupinambo podemos destacar sus propiedades diuréticas que son apropiadas para aquellas personas que suelen padecer reumatismo y retención de líquidos. Debido a que contiene un alto porcentaje en inulina, el consumo de tupinambo también resulta beneficioso para las personas que sufren de diabetes.

El contenido en inulina es ideal debido a que suele regular el nivel de azúcar en la sangre, aspecto sumamente importante en las personas con diabetes. Además el tupinambo también contiene fibra y otros excelentes minerales que colaboran con la acción antidiabética como cobre, magnesio, manganeso y cinc. Este tubérculo es ideal en aquellas personas que desean adelgazar, conozcamos por qué.

El tupinambo es uno de esos alimentos altamente recomendado para sustituir a la patata, sobre todo, en las dietas con fin de adelgazamiento. También contiene la fibra dietética que logra aportar una sensación de saciedad al momento de comer y junto con su bajo contenido en grasas, resulta un excelente aliado en las dietas para perder peso. El tubérculo contiene un tipo de fibra que es depurativa, lo que nos ayuda a disminuir el colesterol en el organismo, resultando muy oportuno su consumo en personas con enfermedades cardiovasculares.

El tupinambo también posee entre sus propiedades la función de regulador intestinal. La inulina forma parte del grupo de la fibra prebiótica, es decir, que en el intestino fermenta, lo que mejora el ritmo intestinal y mantiene la flora intestinal saludable. Si analizamos su contenido nutricional podemos mencionar varios aspectos importantes, como por ejemplo, que contiene un 15 por ciento de proteínas, 9 por ciento de azúcares y un cuatro por ciento de fibra. Destaca su bajo contenido en grasa, apenas el 1 por ciento,  sin embargo es rica en vitaminas y minerales.

el-tupinambo-3

Otra de las propiedades que resalta en el tupinambo es que no contiene almidón y tiene un sabor muy particular, ligeramente dulce. Es un ideal alimento que se transforma en un excelente energizante, muy recomendado para personas convalecientes, ancianos y niños. En el caso de las mujeres que están bajo un proceso de amantar es muy favorable debido a que posee lactobacilo. Además mejora el sistema de defensa, acelerando los movimientos de las células.

También es importante destacar que el tupinambo posee alrededor de un 80 por ciento de agua, siendo uno de los alimentos más recomendables para todo tipo de personas, en especial, aquellas que están buscando llevar una vida más sana y libre de enfermedades. Sin embargo es oportuno aclarar que este tipo de tubérculo puede llegar a producir exceso de gases, por lo que se recomienda ingerir una cucharada de aceite de oliva para su mejor aprovechamiento.

Si hablamos en cuanto a sus usos podemos mencionar en primer lugar que una de las diferencias más notables con otros tubérculos es que posee altas concentraciones de inulina, un excelente compuesto de hidrato de carbono que al ser expuesto a la cocción se transforma en fructuosa. Por su alto contenido en agua es recomendable en las dietas de personas con reumatismo, diabetes y retención de líquidos. Muchas personas en la medicina popular consideraron este alimento como un poderoso afrodisíaco con propiedades espermatogénicas. (Ver artículo: Frambuesa amarilla)

Beneficios

El Tupinambo es un tubérculo poco conocido en el mundo, aunque en varios países forma parte de los ingredientes básicos de la alimentación diaria. Este alimento es popularmente reconocido en varias partes bajo el nombre de alcachofa de Jerusalén debido a su gran parecido con la alcachofa. Se trata de un tubérculo con altas propiedades nutritivas y con múltiples beneficios medicinales, además como plantas de usos culinarios.

el-tupinambo-4

Como hemos podido conocer durante el desarrollo de este artículo el tupinambo es un alimento nacido en Norteamérica y forma para de la familia de la Asteraceae, por lo que muchas personas encuentran en ella un gran parecido con el girasol, aunque un poco más pequeña. La planta del tupinambo  está caracterizada por ser de fácil cultivo y su tubérculo es una de las partes de mayor atracción y consumo.

Este tipo de alimento resalta entre otros tubérculos por sus múltiples beneficios que aporta al organismo, uno de ellos tiene que ver por su alto contenido en inulina. Como se conoce la inulina es una excelente fibra natural que si la incluimos en nuestra dieta diaria nos ayudará a disminuir el colesterol y azúcar en la sangre, además que tiene efecto prebiótico, es decir, aumenta la actividad de las bifidobacterias intestinales, aportando grandes beneficios para la salud.

Por tener un alto contenido en inulina el tupinambo o también conocida como la alcachofa de Jerusalén, ayuda a regular el nivel de azúcar en nuestra sangre, siendo altamente recomendada en pacientes con diabetes. Este tipo de tubérculo también posee otros excelentes minerales muy necesarios para la salud como lo es la fibra, cobre, magnesio y cinc que colaboran a la acción antidiabética.

Otro de los principales beneficios que podemos encontrar cuando consumimos de manera habitual el tupinambo es su efecto para la salud cardiovascular. La fibra que contiene este alimento es muy depurativa, ayudando principalmente a controlar los niveles de colesterol, capturando parte de la grasa ingerida e impidiendo así su absorción. Por todas estas características es que el tupinambo resulta muy recomendable para personas que padecen de enfermedades cardiovasculares, para tratar el colesterol, así como para dietas depurativas.

Uno de los beneficios más atractivos que podemos encontrar en el tupinambo es su capacidad para hacernos perder peso, pues sí, así como lo lees. Este alimento es adecuado para sustituir sin ningún tipo de problema a la patata, sobre todo, en las dietas de adelgazamiento. El tubérculo tiene el efecto de producir en nosotros una sensación de saciedad al momento de comer debido a que contiene fibra dietética. Además es un alimento con bajo contenido en grasas, siendo un ideal aliado en las dietas para la obesidad.

el-tupinambo-5

Entre algunas de sus propiedades nutritivas más interesantes es que el tupinambo aporta pocas calorías en nuestra dieta, por lo que incluirla en la alimentación básica será una excelente opción. Se dice que contiene un aproximado de 70 calorías por cada 100 gramos consumidos, casi la misma cantidad que nos aporta la patata.

El consumo del tupinambo es altamente aconsejado debido a que contiene propiedades antitumorales, reductoras del colesterol, también nos ayuda a mejorar nuestras defensas, las digestiones, nos favorece en temas de estreñimiento y funciona como un excelente limpiador del tracto intestinal. Una de las ventajas del tupinambo es que no contiene gluten, por lo que se puede hacer harina para sustituir la harina de cereales con gluten como el trigo.

Pero como ocurre con prácticamente todos los alimentos que solemos consumir de manera habitual en nuestra dieta, el tupinambo o alcachofa de Jerusalén presenta ciertas contraindicaciones y efectos adversos que son importantes conocer para evitar algunos riesgos al momento de consumirlo. Algunas personas que consumen este tubérculo pueden experimentar intolerancia al alimento, como gases y dolor abdominal.

Por lo general las personas que consumen tupinambo les causan meteorismo, como ocurren con la alcachofa tradicional y eso se debe a que ambos alimentos son ricos en inulina. Puede ser un tubérculo adecuado en dietas para celíacos. En algunas personas el consumo de tupinambo puede ocasionar ciertas alergias por lo que es recomendable visitar a un especialista médico en caso de alguna reacción negativa, como dermatitis, molestias digestivas y otras patologías. (Ver artículo: El Jengibre)

¿Cómo consumirlo?

Para nadie es un secreto que el tupinambo es un tubérculo poco conocido en el mundo y por lo tanto es poco usado en las cocinas, sin embargo, usted alguna vez ha sentido esa inquietud de querer preparar algunas comidas con este interesante y muy nutritivo vegetal. Es por ello que en esta parte de nuestro artículo estaremos hablando brevemente de algunas recetas que podemos elaborar a partir de este alimento.

el-tupinambo-6

Con el tupinambo se pueden elaborar infinidades de platos exquisitos como guisos, además, que tiene interesantes propiedades nutritivas que lo convierten en una excelente opción para incluir en nuestra alimentación básica. El sabor de este tubérculo es ligeramente dulce y se recomienda que para usarlo es necesario tomar una cucharada de aceite de oliva para un mejor aprovechamiento, debido a que entre sus contraindicaciones o efectos adversos está el de producir gases.

El tupinambo se puede usar fácilmente en la cocina para preparar sopas, arroces o guisos, dependiendo del gusto de cada consumidor. Es realmente difícil encontrar excusas para no probar una buena alcachofa de Jerusalén porque este ingrediente se presta para elaborar platos inigualables y con un sabor único. En temporada de invierno, donde existen bajas temperaturas, se pueden preparar sopas o purés.

En las estaciones templadas o para cualquier momento en específico también resulta una excelente opción, formando uno de los ingredientes principales para preparas arroces o pasta. Para aquellos que no les gusta las elaboraciones complicadas, el tupinambo también se puede consumir de manera cruda, bien sea acompañado de tomates, fruta, yogur o frutos secos.

Una de las maneras más comunes que consumir el tupinambo es en asado, para ello, es importante cepillar el tupinambo bajo el agua fría. Luego se debe pelar la piel o dejarla intacta, según sea la preferencia del consumidor. Después debes rebanar el tupinambo a lo largo en trozos de ¼ de pulgada (0,63 cm). Finalmente se debe colocar en una asadera, colocarle dos cucharadas de aceite y hornear durante unos 20 minutos.

Planta de Tupinambo

En esta parte de nuestro artículo estaremos conociendo un poco más acerca de la planta de tupinambo o Alcachofa de Jerusalén como es reconocida en muchos países del mundo. Lo primero que debemos recordar es que proviene de Norteamérica, algunos dicen que su nacimiento ocurrió específicamente en México. Es una planta perenne, aunque también se puede cultivar como planta anual, debido a que los tubérculos son la parte perenne y su parte aérea es la anual.

el-tupinambo-7

Empezamos conociendo parte de sus principales características, para ello, es importante mencionar que la planta de tupinambo llama mucho la atención por su gran altura que puede alcanzar en algunas oportunidades los tres metros de alto. Este tipo de planta presenta hojas dentadas y unas flores pequeñas que son muy atractivas y tienen cierto parecido a un girasol.

Una de las características que presenta la planta el tupinambo está relacionada con el clima. Precisamente la alcachofa de Jerusalén es una planta que por lo general se la lleva muy bien con los lugares donde la exposición del sol es muy fuerte y donde hay pocos vientos. Esto se debe a que podría torcer o incluso llegar a romper los tallos. Sin embargo la planta es muy resistente al frío y en ocasiones podría soportar hasta las nevadas.

La planta de El Tupinambo tiene la ventaja que puede adaptarse de manera muy favorable a todo tipo de suelo y suele resistir en terrenos compactos, pero sin estancamientos permanentes de agua, sin piedras o acumulaciones grandes de tierra que pudieran impedir el buen desarrollo de los tubérculos. Se dice que los terrenos ideales para sembrar esta planta son aquellos que presentan ciertos grados de frescura, fértiles y profundos.

Otro de los aspectos que debes tomar en consideración en cuanto a la planta de el tupinambo es que puede resistir muy bien a las sequias e incluso tiene la capacidad de recuperarse fácilmente después de éstas, aunque si bien es cierto que su desarrollo optimo se alcanza cuando recibe agua de manera periódica.

Cosecha

En la parte anterior del artículo conocimos un poco más de cerca la planta de El Tupinambo o Alcachofa de Jerusalén, nombres populares que recibe este interesante y muy nutritivo tubérculo de origen Norteamericano. Ahora bien, en esta parte vamos a hablar todo lo relacionado con la cosecha y algunos consejos que debemos tener en consideración si queremos comenzar a cultivar esta planta de la cual se desprende una raíz nutritiva y con muchas propiedades beneficiosas.

el-tupinambo-8

Lo primero que debemos mencionar es que la planta de El Tupinambo es de cultivo sencillo, por lo que usted no necesitará mayores conocimientos para comenzar a cultivarla en casa. La importancia de cosechar el tupinambo son diversas pero sin duda una de las más sorprendentes son las altas propiedades que sirven para mejorar nuestra salud y llevar una vida 100 por ciento sana y libre de enfermedades.

Una gran parte de quienes han cultivado este tipo de tubérculos coinciden en que el proceso es realmente sencillo, dado que es una planta que tiene la capacidad de crecer y desarrollarse en condiciones climáticas adversas y suelos con pocos nutrientes, una ventaja con la que no disponen todos los alimentos que se consumen actualmente en el mundo.

Existen muchas maneras que comenzar un cultivo de El Tupinambo pero se puede iniciar partiendo de las raíces enteras o en trozos, que estén provistos al menos de dos yemas que se puedan dar los brotes. Esta es sin duda una de las formas más fáciles y rápida de cultivar el tubérculo, sin embargo, existe otra vía que es a través del cultivo de semillas, aunque éste último es más lento y puede demorar hasta dos años para que inicien los brotes.

Uno de los aspectos más primordiales para lograr conseguir una buena cosecha de tupinambo es sin duda contar con una excelente calidad del suelo, fertilización de primera y todos los elementos que se ven involucrados en un proceso de esta naturaleza. Para que la cosecha tenga éxito es necesario que los suelos sean permeables y sueltos, para así evitar que el agua se quede estancada.

Otra de las características que debe tener el suelo donde decidamos comenzar a cosechar el tupinambo es que tiene que ser rico en nutrientes o en caso contrario se debe recurrir al uso de fertilizantes para generar una buena cosecha. Es importante saber que este tipo de planta requiere de agua de manera periódica, por lo que si usted decide sembrar en temporada donde escasean las lluvias, se debe regar la planta para ayudar a una máxima productividad.

el-tupinambo-9

La cosecha de El Tupinambo suele darse con mucha facilidad en climas templados, sin embargo, es una planta que se puede adaptar fácilmente a cualquier tipo de clima, incluso, a las más bajas temperaturas de hasta -15 grados centígrados, por lo que el clima no debe ser tema de preocupación para usted que está pensando en cosechar este tipo de plantas.

Se recomienda que antes de iniciar la cosecha de El Tupinambo se aplique algún herbicida de manera que se pueda controlar el crecimiento de la maleza. Una vez comiencen a nacer las plantas es ideal repetir ese mismo procedimiento a fin de evitar cualquier inconveniente que ponga en riesgo el normal crecimiento de la cosecha. También es necesario aplicar un abono compuesto a la planta debido a que ésta suele demandar altas cantidades de nutrientes que se deben resguardar de manera oportuna y con mucho detenimiento.

En la mayoría de los casos la planta de El Tupinambo requiere de un espacio amplio y extenso debido a que se multiplica por división espontanea de sus tubérculos, por ello, es recomendable primeramente ubicar un lugar idóneo para sembrar la planta, de lo contrario, la cosecha no tendrá buenos resultados. La planta no necesita de mayores cuidados, sin embargo, hay que estar atentos de cortar los tallos el principio del otoño y en verano aplicar los riesgos necesarios sin perjudicar a la planta.

Es importante que usted sepa que la planta de El Tupinambo logra crecer en gran medida alcanzando hasta los dos metros de altura en una etapa de madurez. Entre sus principales características podemos mencionar que sus tallos son rígidos, las hojas presentan una forma oval y dentada. En cuanto al tubérculo, éstos suelen presentar distintas tonalidades que van desde el blanco hasta los rojos. Por lo general miden entre 7 y 10 centímetros de largo y de 3 a 5 centímetros de ancho.

Entonces ahora conocemos que el cultivo del tupinambo suele ser bastante sencillo y que se puede cultivar en cualquier suelo fértil. Uno de los factores más importante durante el proceso de crecimiento de la planta es mantener un riego abundante, sobre todo durante la floración. Además es aconsejable el suministro de abono natural y ecológico. Muchos expertos comparan su cultivo y cosecha con el de la patata. Debes tener siempre mucho cuidado con la aparición de hongos en las plantas.

Cuando ya ha culminado el proceso de cultivo de tupinambo viene el siguiente paso que es la cosecha, que suele ser muy similar al de la patata. Primero tenemos que retirar todos los tubérculos y con la ayuda de agua vamos sacando toda la tierra. Una vez terminemos de limpiar los tubérculos tenemos que tratar de evitar que pierdan el agua interior, por lo que es recomendable guardarlos cubiertos de arena, generando de esa manera un mejor grado de humedad.

Cosecha el tupinambo es una tarea realmente sencilla y sin mayores complicaciones. Por lo general crecen bajo la tierra con una parte frondosa y gruesa arriba de la tierra. Para saber cuándo es el momento exacto para comenzar a cosechar nos vamos a guiar por las hojas que están en la parte superior de la tierra que empiezan a marchitarse. Cuando están marchitas lo que tenemos que hacer es jalar de la tierra por el tallo y luego ir quitando las hojas poco a poco. (Ver artículo: Mora negra)

Semillas del Tupinambo

el-tupinambo-10

La tecnología y el avance de los procesos de cultivo de plantas han ido progresivamente en crecimiento, tanto así, que hoy día es realmente fácil adquirir cualquier tipo de semillas para obtener nuestra propia cosecha de cualquier alimento de deseamos consumir. Así mismo ocurre con el tupinambo, un tubérculo poco conocido en el mundo pero con grandes propiedades nutritivas.

En la parte anterior del artículo pudimos conocer que existen dos maneras que comenzar a cultivar el tupinambo, la primera de ella es a partir de las raíces enteras o en trozos, que está considerado el proceso más fácil y rápido, sin embargo, también está una segunda opción que es comenzar el cultivo con semillas, aunque este proceso suele demorar alrededor de dos años para que inicien los brotes.

Dejar Comentario